Un bote de un aceite esencialLos aceites esenciales tienen muchos beneficios para la salud que contribuyen a mejorar la calidad de vida. Los aceites esenciales pueden ayudarte a dormir mejor,  a mejorar tu estado de ánimo, reducir la ansiedad y la depresión, aumentar tu nivel de energía e incluso para aliviar el dolor. También se utilizan para ayudar a tratar una serie de problemas médicos debido a que algunos aceites pueden ayudar al sistema digestivo, la congestión nasal y estimular el sistema inmunológico, entre otras cosas.

Llevar una agitada agenda puede ser estresante logrando una enorme tensión y presión al cabo del día. Si buscas una solución para aliviar el estrés, un masaje con aceites de masaje de aromaterapia puede ser la solución perfecta para relajarse y recuperar la frescura que había desaparecido durante mucho tiempo.

En la naturaleza se encuentra la mejor cura para todas nuestras dolencias cotidianas. En el pasado, las hierbas naturales se utilizaron como un método eficaz para frenar las enfermedades y otros problemas. Sin embargo, en las últimas décadas ha cambiado todo, produciéndose un rápido aumento en el uso de productos químicos, que han afectado negativamente al cuerpo y la piel de muchas personas.

Sin embargo, la aromaterapia ha introducido un gran avance para la solución de los problemas más molestos para nuestra salud y de la forma más natural posible. Relajarse y curarse es posible gracias a los aceites esenciales y a la aromaterapia. Se pueden usar de diversas formas, todas ideales para mejorar nuestro estado anímico y mental y para tratar algunas enfermedades. A continuación te mostramos cinco de las maneras más populares de usar los aceites esenciales para nuestra salud.

 

1. Aceites esenciales en un difusor

 

Un difusor de aceite esencial es un dispositivo utilizado para difundir y dispersar los aceites por el aire, impregnando su aroma por toda la habitación. Los difusores son capaces de limpiar y refrescar el aire al mismo tiempo que ayudan a crear un ambiente relajante.

 

Los tipos principales de difusores

Difusores evaporadores– Con estos difusores basta con colocar unas cuantas gotas de aceite en el filtro y el ventilador incorporado evaporará el aceite mientras se dispersa el aroma en toda la habitación en la que se encuentre el difusor.

Difusores de calor – En lugar de utilizar un ventilador para evaporar y dispersar los aceites, estos difusores utilizan el calor. Algunos utilizan velas para producir calor y otros utilizan la electricidad.

Difusor de nebulización – Estos difusores dispersar el aceite en su forma más pura y tienen un fuerte aroma. Están diseñados para bombear el aceite a través de un tubo y luego esparcirlo por el aire.

Difusor de humidificación o ultrasónico – Estos difusores utilizan el agua y las frecuencias electrónicas para descomponer el aceite. Las partículas pequeñas se pulverizan en el aire como una niebla fría.

 

Cada tipo de difusor viene en una amplia variedad de formas, tamaños y colores. Al elegir un difusor de aceites esenciales, es bueno tener en consideración donde se va a utilizar, para qué y qué intensidad de aroma se desea.

 

2. Aceites esenciales para masajes

 

Recibir un masaje es relajante y se obtienen beneficios en nuestra mente y nuestra salud. Recibir un masaje con aceites esenciales puede mejorar los estados mentales y emocionales. Para realizar una terapia de masaje se utiliza un aceite de base donde se mezcla con uno o varios aceites esenciales. Podremos aliviar el estrés, la ansiedad, migrañas, insomnio, artritis, dolor muscular y articular y para calmar el sistema nervioso.

Con un simple masaje a base de aceites esenciales lograremos procesos de curaciones útiles, donde se ha producido la enfermedad o la lesión en los músculos, tejidos conectivos, huesos o cualquier otra parte del cuerpo, siendo muy útil usar los aceites esenciales para aliviar y reducir inflamaciones y dolores musculares. Puedes elegir el aceite de masaje más adecuado que se adapte a tus necesidades o aspiraciones, o simplemente el que mejor aroma posea para ti.

 

3. Aceites esenciales para inhalar

 

La inhalación de aceites esenciales es un método común utilizado para tratar la congestión causada por el resfriado común o gripe y para otros problemas respiratorios. Este método también se utiliza para aliviar dolores de cabeza, mejorar el estado mental o emocional y como tratamiento de la piel.

 

Formas de inhalar aceites esenciales aromáticos

Espray – se combinan unas gotas de aceite con agua y verter la mezcla en una botella de spray. Cuando esté listo para usar, basta con rociar la mezcla en el aire e inhalar el vapor.

Facial – Poner unas gotas de aceite esencial en un recipiente con agua caliente, cubrir la cabeza con una toalla grande permitiendo que caiga hacia abajo alrededor del recipiente, cerrar los ojos y respirar el vapor.

Directo – Esto se refiere a inhalar el aroma de los aceites esenciales directamente de la botella, la palma, un paño, en la almohada o en un inhalador.

Aromaterapia– Compra un inhalador diseñado especialmente para aceites esenciales. Añadir unas gotas de aceite en el inhalador y respirar.

 

Cuando se usan los métodos de inhalación, hay que evitar la exposición prolongada a los aceites ya que una exposición excesiva puede causar mareos, náuseas, dolores de cabeza y fatiga. Haz una prueba primero para las reacciones alérgicas antes de aplicar los aceites directamente a la piel cuando se van a inhalar desde la palma de la mano.

 

4. Aceite esencial en Baños

 

Los baños de aceites esenciales son excelentes para el tratamiento de problemas circulatorios, estrés, dolor, insomnio y la tensión nerviosa. También son buenos para el tratamiento de ciertas enfermedades de la piel, problemas respiratorios y dolor menstrual. Los aceites deben ser mezclados con un dispersante tal como sales de baño aromático antes de añadir al agua del baño. La leche, aceite de sésamo o los emulsionantes similares también ayudan a dispersar los aceites de forma segura en el agua. Nunca se debe añadir aceites esenciales puros para el agua del baño, porque no son solubles.

 

5. Aceites esenciales para aplicaciones tópicas

 

Los aceites esenciales se aplican de forma tópica a través de lociones, cremas y compresas. Con las lociones faciales y las cremas untadas con unas gotas de aceites esenciales ayudaremos a aumentar la circulación, a retrasar el envejecimiento, favorecer la curación de cicatrices y regenerar las células de la piel. También pueden suavizar y calmar la piel seca y agrietada y mejorar su tono de piel. Las compresas de aceites esenciales se utilizan para tratar heridas, contusiones, dolores y molestias y ciertas enfermedades de la piel.

Si eres nuevo en la aromaterapia, una buena manera de comenzar es con un difusor mientras aprendes más acerca de los diferentes tipos de aceites esenciales, los que más se utilizan y cómo usarlos con seguridad.