Otros aceites esenciales

El aceite de laurel tiene propiedades antisépticas que ayudan a desinfectar heridas y a tratar infecciones provocadas por bacterias hongos o virus. Se ha demostrado útil en estados febriles y en resfriados, reduciendo la fiebre y la tos, así como descongestionando las fosas nasales de mocos. El aceite de laurel tiene propiedades sedantes y analgésicas que ayudan a reducir los dolores localizados como lumbalgias, hinchazón en el estómago por una mala digestión o esguinces. Este aceite esencial ayuda al correcto funcionamiento del metabolismo, a reducir inflamaciones y a eliminar las toxinas del cuerpo gracias a sus propiedades diuréticas.
El aceite de mirra es un excelente antiséptico, eliminando de raíz toda infección de origen bacteriana o vírica, y además trata las infecciones por hongos. Se usa también para las infecciones en las vías respiratorias, siendo un buen expectorante y de acción mucolitica, muy útil en casos de bronquitis, asma, gripes o resfriados con tos seca. Además, este aceite esencial es capaz de aliviar los dolores y las inflamaciones tanto de la garganta como de la laringe. Sobre la piel, el aceite de mirra evita el agrietamiento de las pieles secas, las arrugas y para mejorar en dermatitis y pieles con acné.
El aceite de incienso se usa para el tratamiento de la tos, el catarro y la sinusitis gracias a sus propiedades expectorantes, recomendándose usar en casos de resfriados y gripes para aliviar sus síntomas. También es usado sobre la piel para controlar la regulación de la grasa (pieles seborreicas) del mismo modo que para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y las hinchazones. Reduce estrías y cicatrices, elimina verrugas, regenera la piel y le aporta un aspecto más luminoso. Además, se puede usar como antidepresivo, relajando y calmando el estrés y la ansiedad.

Te puede interesar

Comentarios para Aceite de hipérico

¿Tienes alguna duda para Aceite de hipérico? ¿Te gustaría aportar algo? Deja tu comentario y te contestaremos

    Deja un comentario