Aceite de hiperico

El aceite de hipérico, o hierba de San Juan, es un aceite esencial reconocido para aliviar los trastornos nerviosos y depresivos, gracias a sus propiedades sedantes y con un fuerte poder calmante. Además, el aceite de hipérico es un analgésico potente capaz de aliviar todo tipo de dolor causado por la inflamación. Del mismo modo, el aceite esencial de hipérico también es muy eficaz para aliviar los trastornos digestivos, ciertas enfermedades ginecológicas e incluso trastornos de la próstata. Desde un punto de vista dermatológico, el aceite esencial de hipérico cura irritaciones de la piel como la rosácea, quemaduras solares, irritaciones tras el afeitado, varios picazón y otras condiciones alérgicas.

Flores de donde se obtiene el aceite de hiperico

El aceite de hipérico ofrece ayuda en el tratamiento de la depresión leve, diversos trastornos psicosomáticos, las depresiones y la ansiedad. Al ser un aceite esencial tranquilizante mejora la calidad del sueño y ayuda a luchar contra el insomnio. También alivia los dolores musculares, tales como calambres y neuralgias. Facilita la curación de heridas, el tratamiento de contusiones y las quemaduras de primer grado.

 

Propiedades del aceite de hipérico en la piel


El aceite de hipérico en la piel se utiliza como calmante e hidratante. Gracias a que se trata de una maceración, el aceite con el que se hace el proceso hidrata y da firmeza a la piel. También es muy potente para las quemaduras y todas las irritaciones de la piel por sus propiedades calmantes. Otro de los beneficios del aceite de hipérico es que ayuda a aliviar el picor y se usa para curar heridas leves ya que es un gran antibacteriano, reduciendo la hinchazón e infección. También es un aliado para dolores articular y reumáticos, obteniendo grandes resultados haciendo masajes con este aceite en casos de dolores de espalda o dolores musculares.

Hierba de San Juan a calmar la inflamación local y promueve una mejor circulación en torno a un traumatismo, ayudando a reducir el edema. Para los casos de contusiones, magulladuras, contorsiones musculares, aplicar localmente un aceite o tintura diluida mosto (compresas). En estos casos, se mezcla bien con obviamente árnica.

Aunque hay que tener precaución al usar el aceite de hipérico en la piel y exponerse al sol: La hipericina es una sustancia fotosensibilizante que absorbe los rayos solares y los rayos UV por lo que se corre el riesgo de que aparezcan eritemas o dermatitis. No se debe utilizar ni antes ni durante la exposición a la luz del sol, aunque este la zona tapada con una prenda de vestir.

 

Usos del aceite de hipérico


Para tratar los problemas de la piel como puede ser el acné, las inflamaciones leves o heridas, las dermatitis o los síntomas asociados a las alergias se mezclan 10 ml de aceite esencial de hipérico con 1 ml de aceite de árbol de té, 1 ml de aceite esencial de pachuli y 1 ml aceite esencial de lavanda en 100 ml de un aceite esencial vegetal como puede ser el aceite de oliva, aceite de argán o el de almendras. Se masajea la zona con esta mezcla de aceites 2 veces al día: una a la mañana a primera hora y el otro antes de acostarse, asegurándonos de que la piel absorbe completamente los aceites esenciales. Es importante que antes de aplicarse los aceites la cara este perfectamente limpia.

En caso de usar el aceite de la hierba de San Juan para tratar quemaduras deberemos mezclar 5 ml de aceite de hipérico con 3 ml de aceite esencial de lavanda y 1 ml de aceite de laurel. Aplicar esta mezcla con cuidado sobre la quemadura varias veces al día y tapar con una gasa. Tendremos la quemadura protegida de los factores externos y se curara de forma más rápida.

También es posible usar el aceite esencial de hipérico para tratar las quemaduras solares, ofreciendo una gran protección a la zona. En 15 ml de aceite de hipérico añadimos 2 ml de aceite geranio, 1 ml de aceite de lavanda y añadimos 30 ml de aceite de argán para mejorar la hidratación de la zona. Se puede aplicar varias veces al día, limpiando siempre bien la zona antes de aplicarse los aceites.

 

Obtención del aceite de hipérico

De la hierba de San Juan se obtiene el aceite de hipérico. El Hypericum perforatum es una hierba perenne que puede llegar a medir entre 20 centímetros y un metro. Es una planta común en Europa y prefiere las zonas soleadas y secas.  Por lo general el tallo es de color rojizo, y sus hojas son en forma de óvalo situadas en lados opuestos y con agujeros minúsculos donde se encuentran los órganos glandulares desde donde se obtiene el aceite de hipérico. La hierba de San Juan tiene flores amarillas de cinco pétalos con una ligera fragancia que recuerda al incienso.

Entre los compuestos principales del aceite de hipérico se encuentran el ácido linoleico y oleico (omega 6 y omega 9 respectivamente), la hiperforina e hipericina que le dan todas sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas a este aceite entre otras propiedades, flavonoides, carotenoides y una gran cantidad de taninos.

Debido al método de obtención del aceite de hipericina también hay presencia de aceite de oliva generalmente ya que este aceite se obtiene macerando al sol las flores frescas de la hierba de San Juan en aceite de oliva durante 3 meses. Con esta maceración el aceite de oliva se nutre de todas las propiedades de la hierba de San Juan, obteniendo el aceite de hipérico, de color rojizo brillante y oscuro.

 

Como hacer aceite de hipérico

Lo ideal es recoger las flores de la hierba de San Juan precisamente el día de San Juan, el día del solsticio de verano, el 24 de junio al mediodía si no llueve. Primeramente, hay que utilizar siempre la planta seca o medio seca, para evitar que se forme moho o se fermente la planta en el aceite. Para obtener el mayor número de principios activos de la planta en el aceite hay que secar las plantas hasta el punto de que casi estén secas, pero no del todo. Tendrán una forma arrugada, casi seca, con la mayor parte del agua perdida.

En un tarro amplio se colocan las plantas secas de San Juan y se cubren hasta arriba con aceite de oliva virgen extra. Se tiene que dejar en reposo durante varias semanas en un lugar donde pueda recibir un poco de calor, pero no la luz directa del sol.

Tras la espera, el aceite final debe ser de un color rojo oscuro y brillante cuando se observa bajo la luz del sol. Para conservar correctamente el aceite de hipérico se debe de filtrar, eliminando todas las hojas y exprimiendo las plantas para que suelten todo el aceite y mantener guardado en una habitación fresca donde no le dé la luz a una temperatura cercana a los 20 ° C preferiblemente.