El aceite de arroz es un aceite vegetal que se extrae del salvado, que es la capa exterior del grano de arroz que se retira durante el proceso de molienda para que estén todas las propiedades del arroz en este aceite. El aceite de arroz tiene muchos beneficios, es rico en proteínas, vitaminas y minerales.

El aceite de salvado de arroz tiene varios compuestos complejos, del que destaca el gamma-orizanol. Este compuesto previene la absorción de los rayos UV en la superficie de la piel.  Además, el aceite de arroz es rico en vitamina E, que es un conocido antioxidante, por lo que este aceite vegetal es perfecto para pieles sensibles, secas o delicadas. Del mismo modo, el aceite de arroz ayuda a promover la microcirculación sanguínea, con lo que se mejorara la circulación y reduce la hinchazón y la retención de líquidos. Este aceite también se puede echar en el pelo, aportando varios nutrientes al cabello, dándole brillo y facilita el desenredo de los cabellos más rebeldes. También es útil para tratar las puntas abiertas.

 

Un bote de aceite de salvado de arrozOtro de los componentes que están presentes en el aceite de arroz es la coenzima Q10. Esta coenzima que está cogiendo fama en los últimos tiempos, es muy útil en la regeneración celular, facilitando las cicatrizaciones y reduciendo de forma considerable las arrugas si usamos el aceite de arroz con constancia. También nos encontramos dentro del aceite de salvado de arroz componentes como el betacaroteno, la vitamina B o el licopeno. También hay varios minerales presentes en este aceite como el fosforo, hierro, calcio, zinc, magnesio, potasio y cobre.

 

Propiedades del aceite de arroz en la piel

El aceite de arroz en la piel aporta muchos beneficios ya que, entre sus cualidades, las más importantes para la piel es que antioxidante, reestructurante, suavizante y además aporta hidratación. Por lo que es ideal para las pieles sensibles que necesitan suavidad y una hidratación extra, así como para las pieles maduras o con problemas como acné y eccemas.

Además, ayuda a la circulación sanguínea y reduce la inflamación por lo que es muy conocido para realizar masajes junto a aceites esenciales. Es particularmente ideal como tratamiento antienvejecimiento para reducir las líneas de expresión y los primeros síntomas de la edad en la piel. Además, alivia el dolor, las pieles agrietadas y cualquier otro síntoma de alguna enfermedad que afecte a nuestra piel gracias a sus propiedades suavizantes y calmantes. Este aceite no irrita nada.

Otro uso que se le suele dar al aceite de salvado de arroz comúnmente es para utilizar en la zona de los ojos. Al tener propiedades que favorecen la circulación y por su extraordinaria capacidad antioxidante, si nos extendemos unas gotas todos los días de aceite de arroz en esta zona, la tendremos siempre fresca e hidratada, previniendo que aparezcan ojeras o arrugas prematuras en esa delicada zona.

 

Propiedades antioxidantes del aceite de arroz

Si algo destaca el aceite de arroz, es que es uno de los aceites vegetales más antioxidantes que se conocen. El aceite de arroz tiene dos componentes con grandes propiedades antioxidantes: el gamma-orizanol y el ácido ferúlico que son desde hace años conocidos por sus efectos beneficiosos para la salud y la piel. Estos principios activos son los que le dan al aceite de salvado de arroz todas sus propiedades antioxidantes, además, se han realizado estudios sobre estos dos activos y se ha demostrado que son hasta diez veces más antioxidantes que la vitamina E.

Todo este potencial antioxidante del aceite de salvado de arroz lo convierte en un protagonista clave en la lucha contra los efectos del envejecimiento. Al proteger todo nuestro cuerpo de los ataques de los radicales libres, el aceite de arroz protege nuestro cuero cabelludo, protege la piel contra las agresiones externas, favorece y activa la microcirculación y descongestiona las zonas inflamadas como las bolsas o las ojeras.

 

Propiedades gastronómicas del aceite de salvado de arroz

Además de utilizarlo en la piel, el aceite de arroz es conocido en las cocinas de medio mundo. Al ser un aceite rico en una amplia variedad de antioxidantes, incluyendo el Gamma-orizanol, ácido alfa-lipoico, vitamina E y numerosos polifenoles, es considerado un aceite saludable para el consumo.

 

El aceite de salvado de arroz está especialmente recomendado para luchar de forma natural contra el colesterol y la diabetes, gracias a los fitosteroles y el gamma-orizanol contenidos en él.

También contiene ácido lipoico, un catalizador necesario para la producción de energía celular y por lo tanto para la vitalidad de nuestras células. El ácido lipoico tiene un efecto positivo en el control del azúcar en la sangre ya que este aceite imita el papel de la insulina y es capaz de lleva azúcar a las células, especialmente a los músculos. El aceite de arroz también es rico en gamma-orizanol, y tiene propiedades que ayudan a mejorar la función hepática y reducir inflamaciones en el intestino.

 

Este aceite tiene una fragancia delicada y un punto de humo muy alto por lo que es ideal para cocinar a fuego medio (generalmente se usa en la cocina para reemplazar la mantequilla). Tiene una larga vida, por lo que nos va a durar mucho tiempo. El aceite de arroz es uno de los aceites más hipoalergénicos para personas con enfermedades autoinmunes. Con 2 cucharaditas de aceite de arroz al día se puede reducir significativamente los niveles de colesterol.