El Aceite de Almendras se obtiene a partir de almendras secas mediante un método conocido como prensado en frío, y tienen características capaces de dejar una piel impecable, debido a la presencia de vitamina A, D, E, ácido oleico y ácido linoleico. El aceite de almendras puede incluso tratar muchos trastornos de la piel y del cuero cabelludo. El aceite de almendras dulces es rico en vitaminas A, E, B1, B2 y B6.

 

El aceite de almendras dulces es un aceite muy popular por su alta concentración de ácidos grasos oleicos. Se utiliza en la industria cosmética por su poder penetrante e hidratante. El aceite de almendras es un producto emoliente natural y suavizante de la piel que se utiliza en el cuidado de la piel y el cabello, así como para calmar la piel tras la depilación. No obstruye la piel y se absorbe fácilmente. También se utiliza como aceite de masaje junto a aceites esenciales, siendo uno de los aceites portadores más usados en aromaterapia.

 

Usos del aceite de almendras para la piel

El aceite de almendras tiene muchos beneficios para la piel gracias a sus propiedades hidratantes, calmantes y antiinflamatorias.  Además este aceite se utiliza en gran medida como aceite de masaje, ya que tiene un olor suave y agradable.  Tiene una textura ligera y aroma a nuez, que suaviza la piel y le devuelve el equilibrio de humedad adecuado.

 

  1. Proporcionar brillo a la piel.

El aceite de almendras no produce ningún olor fuerte, y no se siente grasiento en absoluto. Además, al tener propiedades emolientes, el aceite permite que la piel lo absorba fácilmente. Por lo tanto, es muy adecuado para restaurar el equilibrio del pH de la piel y mantener una buena salud dérmica.

  1. Hidratante

La almendra puede atrapar muy bien la humedad de la piel, por eso el aceite de almendras ayuda a mantener la piel hidratada durante mucho tiempo. Como el aceite de almendras tiende a ser altamente lubricante, muchos lo usan para el cuidado de la piel a diario.

  1. Reducir y retrasar las arrugas.

Gracias a las diferentes vitaminas y antioxidantes contenidos en el aceite de almendras, se logra reducir y retrasar la aparición de arrugas. Por lo general, no se necesita añadir nada al aceite de almendras; con un masaje por las arrugas, 2 veces a la semana será suficiente para notar los efectos antioxidantes del aceite de almendras.

  1. Reducir la inflamación

El aceite de almendras puede calmar la piel, siendo muy útil en casos de heridas comunes, infecciones, pieles agrietadas, alergias de la piel, e inflamaciones. Siempre hay que usar poca cantidad en estos casos y realizar un masaje suave a la zona afectada.

  1. Protegerse del sol.

Los rayos UV del sol pueden dañar la piel de innumerables maneras, desde quemaduras solares por una protección inadecuada, haciendo que el envejecimiento prematuro sea inevitable en la mayoría de los casos. Aplicando aceite de almendras, puede revertir muchos de los daños causados por la exposición al sol. Aunque siempre la mejor solución es la prevención y usar cremas de protección solar que eviten estas consecuencias en la piel.

 

Otros usos del aceite de almendras

 

Almendro - de donde se obtiene el aceite de almendrasLos muchos usos del aceite de almendras para la salud cosmética pueden hacer una diferencia significativa en el estado de la piel. Los componentes de este aceite vegetal crean un poco de confusión porque hay dos variaciones del producto. La almendra dulce es la que generalmente se consume mientras que el aceite esencial de almendras amargas puede hacer mucho más daño que beneficio cuando se toma en cantidad, por lo que es importante asegurarse de que estamos usando el aceite de almendras dulces, ya que es el aceite que aporta todos los beneficios para la piel.

Uno de los usos del aceite de almendra incluye la aromaterapia y el aceite de masaje. El aroma del aceite de almendras tiene un efecto calmante y relajante en aquellos que lo huelen durante un período de tiempo por lo que tiene un gran uso en la aromaterapia al usarse junto a los aceites esenciales. Como aceite de masaje, es muy recomendable porque penetra profundamente en la piel, renovándola desde dentro. Es como entregar una alta dosis de antioxidante y valor nutricional a las células de la piel.

Otros usos del aceite de almendras incluyen el cuidado de la piel y el cabello. La piel y el cabello pueden beneficiarse del contacto directo con el aceite. Los daños que han sido causados por productos químicos, envejecimiento, problemas nutricionales y otro tipo de problemas pueden ser reparados con los componentes que hacen que el aceite de almendras sea tan especial. Cuando hay daño celular en la piel o en el cabello, todos los nutrientes, ácidos grasos, antioxidantes y aminoácidos del aceite de almendra van directamente a la célula y ayudan a repararla.

 

  1. Cuidado de la piel

 

El aceite de almendras es un humectante excelente ya que contiene ácido linoleico oleico glicérico. Ayuda a prevenir el acné, los puntos negros, así como la piel árida y escamosa. También proporciona la vitamina E necesaria para una piel sana, aportando luminosidad y buen color. Ayuda a dar brillo a la piel y también actúa como un desinfectante suave para las heridas.

 

  1. Protege la piel de los rayos UVA

 

El aceite de almendras dulce contiene una gran cantidad de vitamina E, vitamina conocida como un nutriente fundamental para la piel. Los alimentos ricos en vitamina E actúan como un escudo contra la exposición al sol y minimizan el daño a la piel. También ayuda contra los factores externos que irritan las pieles más sensibles, aportando una protección ideal a la piel.

 

  1. En aromaterapia como un aceite de masaje

 

El aceite extraído de las almendras también se utiliza como aceite portador en la aromaterapia para masajear el cuerpo. Generalmente a los aceites portadores (los aceites vegetales en su mayoría como el aceite de almendras) se les añaden unas gotas de aceites esenciales para masajear el cuerpo y aportar los beneficios tanto de los aceites como del aceite vegetal. En el caso del aceite de almendras, se obtendrá unos beneficios en la piel de hidratación y restauración de las células al masajearlo con algún aceite esencial.

 

  1. Tratar el acné, puntos negros y puntos blancos

 

Los problemas de la piel seborreica como el acné, los puntos negros y los puntos blancos a menudo son causados por la suciedad y la grasa atrapada en los poros de la piel. Los ácidos grasos esenciales que se encuentran en el aceite de almendras controlan la cantidad de grasa secretada por las glándulas sebáceas y previenen los brotes. Cuando se aplica regularmente, se reducirá la producción descontrolada de sebo, y por consiguiente se va a notar una mejoría en el acné o en la aparición de puntos negros. El aceite de almendras aplicado sobre la piel alivia la inflamación y reduce las erupciones por lo que se suele recomendar usarlo en caso de piel con tendencia acneica.

 

  1. Limpia la piel de impurezas

La exfoliación es aspecto esencial para mantener un cuidado de la piel adecuado. Puedes usar almendras para hacer un exfoliante increíble. Puedes mezclar el aceite de almendras con sal o bicarbonato para realizar un suave masaje por toda la piel y eliminar impurezas e hidratar la piel al mismo tiempo.

 

  1. Hidratar la piel

 

El aceite de almendras es capaz de retener la hidratación de la piel y con uso continuado de este aceite mantendrás la hidratación optima en la piel. Limpia la cara a fondo y expande unas gotas de aceite de almendras en tu cara. Realiza un masaje en la piel en movimientos ascendentes incluyendo el área de los ojos. El aceite de almendras no tiene un efecto graso y se absorbe rápidamente en la piel. Tampoco obstruye los poros, por lo que se puede usar diariamente.

 

  1. Reducir las ojeras

 

El aceite de almendras al ser muy emoliente e hidratante, ayuda a reducir de forma significativa las ojeras y además con sus propiedades antiinflamatorias también se utiliza para eliminar la inflamación en esa zona tan delicada del cuerpo. Se puede aplicar el propio aceite de almendras por si solo, o ayudarlo con alguna crema antiojeras que potenciara las propiedades hidratantes del aceite de almendras dulces.  Aplícalo alrededor de los ojos y déjalo toda la noche.

 

  1. Efecto anti edad

 

El aceite de almendras dulces tiene propiedades antioxidantes, por lo que es un buen aliado contra las marcas de la edad. Masajear la cara con aceite de almendras combate los signos del envejecimiento y ayuda a mantener la piel flexible y joven. Puedes añadir unas gotas de aceite de almendras a tu crema hidratante habitual o puedes hacer una máscara facial combinando miel, el jugo de un limón y aceite de almendras en cantidades iguales. Si utilizas esta sencilla mascarilla dos veces por semana vas a nota la piel las revitalizada y con el tiempo notaras una atenuación de las arrugas.

 

  1. Reducir las estrías

 

Las cualidades emolientes del aceite de almendras lo hacen muy eficaz para el tratamiento de las estrías. Ayuda a fortalecer y nutrir la piel creando una resistencia natural al desgarro, gracias al extra de hidratación que aporta. En este caso hay que calentar ligeramente el aceite y aplicarlo sobre las estrías. Se masajea la zona con las manos con movimientos circulares durante unos minutos para lograr la máxima absorción del aceite. Realizar el masaje dos veces al día para obtener los mejores resultados. Con las estrías la paciencia es lo más importante.

 

Propiedades del aceite de almendras dulces

 

El aceite de almendras es considerado por mucha gente como un aceite básico en el cuidado de la piel ya que nutre y protege la piel y calma la irritación de la piel. Además, el aceite de almendra dulce desempeña un papel vital en la disuasión del envejecimiento cutáneo, por su facilidad en ser absorbido por la piel y por sus propiedades antioxidantes.  También se ha demostrado útil para el cuidado del cabello, reparando los folículos capilares y eliminando la caspa y las dermatitis seborreicas del cuero cabelludo.

 

El aceite dulce de almendra es una gran fuente de vitamina A, B1, B2, B6 y E. Gracias a la vitamina A, el aceite de almendras favorece la renovación de las células epidérmicas, siendo muy útil para hidratar la piel y en caso de quemaduras o heridas sensibles al contacto con el aire. Gracias a la vitamina E, este aceite vegetal ayuda a reparar las células y tiene propiedades antiinflamatorias.

El aceite de almendras tiene una elevada cantidad de ácido graso esencial Omega 9.  Casi el 70% del aceite de almendras está compuesto de ácido oleico, lo que lo convierte en uno de los aceites vegetales más ricos en ácido oleico.  Cada uno de los ácidos grasos esenciales Omega (3,6,9) tiene sus propios beneficios únicos, pero cada uno de los ácidos grasos esenciales Omega también está involucrado en la producción de compuestos conocidos como prostaglandinas.

En el cuerpo, los ácidos grasos Omega se convierten en tres tipos diferentes de prostaglandinas, Serie 1, 2 y 3.  Las prostaglandinas son compuestos similares a las hormonas que son responsables de muchas funciones diferentes dentro del cuerpo, una de las cuales es la regulación saludable de la piel.

El ácido graso esencial Omega 6 GLA, por ejemplo, ha demostrado ser beneficioso para la producción de prostaglandinas que ayudan al cuerpo a lidiar con las inflamaciones en la piel como el eccema y la psoriasis.

El ácido oleico se absorbe fácilmente a través de la piel y es un gran humectante y emoliente.  Existen también otras fuentes abundantes de ácido oleico, entre las que destaca el aceite de oliva, pero con un precio más elevado que el aceite de almendras.