El aceite de orégano ha sido reconocido desde hace mucho tiempo por sus cualidades terapéuticas. El aceite esencial de orégano es capaz de eliminar de nuestro organismo una amplia gama de hongos y bacterias gracias a sus componentes activos (timol y carvacrol). Desde un punto de vista terapéutico, hay muchos casos de enfermedades en las que se ha demostrado eficaz el aceite de orégano. La Cistitis, hipotensión, nefritis, fatiga, la disentería o la enterocolitis son algunas de estas enfermedades.

Oregano, de donde se extrae el aceite de oregano
El orégano es un conocido condimento

 

Además, el aceite esencial de orégano, gracias a sus propiedades hipertensivas y a que es un eficaz anti-infeccioso, puede ser una poderosa herramienta en el tratamiento de fiebres tropicales. Por otro lado, el aceite esencial de orégano ayuda a curar y regenerar los tejidos enfermos cutáneos. El aceite esencial de orégano ayuda a combatir diversos tipos de infecciones, incluyendo problemas en las articulaciones y a aliviar los músculos.

El aceite de orégano tiene otras cualidades igualmente excepcionales y beneficiosos para la salud que las que hemos citado anteriormente. Con sus cualidades y propiedades antisépticas y antiespasmódicas, el aceite de orégano ayuda a hacer frente a problemas de la piel, destacando la dermatitis seborreica o el eccema.

 

Propiedades del aceite de orégano

El aceite de orégano tiene propiedades sedantes y calmantes sobre cualquier tipo de inflamación, ya sea interna o externo. También es un excelente antimicótico, siendo eficaz contra síntomas de hongos en las uñas y pies. El aceite esencial de orégano protege el cuerpo contra los efectos de los radicales libre mejorando la apariencia de las pieles más maltratadas. El aceite esencial de orégano también es bueno para tratar las heridas y la irritación de la piel por los factores externos, así como del herpes. El aceite de orégano también es muy efectivo contra las bacterias que provocan las lesiones de acné, logrando así reducir la inflamación de la piel.

El aceite esencial puede ser utilizado en el cuero cabelludo para tratar las principales afecciones que afectan al cuero cabelludo que impiden el crecimiento del cabello, tales como la caspa y la dermatitis seborreica, así como otros problemas originados por bacterias y hongos

Otro de los puntos fuertes de usar el aceite de orégano de forma habitual es que promueve la pérdida de peso y la lucha contra la obesidad, gracias al carvacrol que es capaz de modular los genes y reducir la inflamación en el tejido adiposo y de estimular la producción de enzimas responsables de la digestión de hidratos de carbono.

 

Usos del aceite de orégano

AntivíricoDesinfectanteAntiinflamatorio

Antivírico

El aceite esencial de orégano es un aceite esencial que es bueno tener a mano durante la temporada de resfriados y gripe. Realmente el aceite de orégano es maravilloso para luchar contra todo tipo de virus. Los microorganismos patógenos, como los virus y las bacterias no se vuelven resistentes a los aceites esenciales como lo hacen hoy en día con los antibióticos sintéticos. Un aceite esencial puede tener de 200 a 800 componentes químicos, haciendo imposible que un virus pueda mutar y adaptarse a esa cantidad de componentes químicos. Durante la temporada de frío y de la gripe estamos expuestos a todos los tipos de virus de la gripe. Los resfriados pueden ser causados por más de 100 diferentes tipos de patógenos virales y el virus de la gripe muta continuamente año tras año.

Desinfectante

Gracias a sus potentes propiedades antimicrobianas, el aceite esencial de orégano se puede usar para desinfectar, tanto heridas como mobiliario de casa y favorecer la buena higiene. Los análisis in vitro han confirmado su eficacia contra decenas de especies microbianas comunes. Una de las cepas de las cuales hay constancia de su eficacia es la Helicobacter pylori (H. pylori). Esta bacteria es responsable de causar la mayoría de las úlceras gastrointestinales en seres humanos. El uso interno de orégano ayuda a reducir el número de bacterias H. pylori así como de otras bacterias nocivas que puedan afectar al tracto digestivo. De la misma forma, el aceite esencial de orégano puede ayudar contra otras condiciones infecciosas como el pie de atleta, úlceras bucales, infecciones por Cándida o parásitos intestinal.

Se puede tomar internamente para limpiar el tracto gastrointestinal o para apoyar el sistema inmunológico, previa supervisión médica. Otra forma efectiva de usar el aceite de orégano es añadiendo unas gotas a nuestros limpiadores de casa o al jabón de manos, para favorecer la buena higiene y para reducir la acción microbiana en nuestra salud. Usando el aceite de orégano de forma tópica en áreas de problemas de crecimiento microbiano, lograremos una notable reducción de la infección, muy común en heridas abiertas. También se ha mostrado eficaz contra patologías de la boca e infecciones bucales. Añadiendo en un vaso de agua 1 gota de aceite esencial de orégano y haciendo gárgaras mantendremos a las bacterias a rayas y reduciremos inflamaciones en caso de haberla.

Contra la inflamación

Debido a su alto contenido en carvacrol y timol, el aceite de orégano proporciona una protección significativa contra los efectos dañinos de la oxidación. A su vez, estas propiedades contribuyen a dar un efecto antiinflamatorio que pueden ayudar a aliviar los síntomas de enfermedades inflamatorias crónicas como la artritis, el trastorno de intestino inflamatorio y la colitis. Se puede usar internamente para ayudar a manejar la carga oxidativa y reducir la inflamación a nivel general. También podremos reducir la inflamación con un masaje a base de 5 gotas de aceite de orégano mezclado en 10ml de cualquier aceite vegetal y masajeando de forma suave la zona para que absorba todo el orégano y sus propiedades. Si tras el masaje aplicamos una compresa caliente, potenciaremos la penetración, mejorando los resultados.

 

 

Obtención del aceite de orégano

Extraído de plantas de orégano silvestre, el aceite de orégano es un potente diurético y ayuda a mantener el equilibrio de la flora intestinal. También se suele usar contra las infecciones virales, bacterianas, fúngicas y parasitarias, ya que el aceite de orégano añade una capa de protección al sistema inmunológico, con lo que se refuerzan las defensas de nuestro cuerpo ante cualquier infección. A su vez el aceite de orégano también es beneficioso en problemas respiratorios, resfriados y gripe y en diversas enfermedades broncopulmonares, así como en problemas digestivos y del tracto urinario.

Uno de los componentes principales del aceite de orégano es el, que tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias, antioxidantes, antifúngico y antibacteriano que, entre otras cosas, ayudan a mantener el equilibrio de la flora intestinal y promueven la buena digestión y el sistema inmunitario. El aceite de orégano también está compuesto por flavonoides, magnesio, calcio, zinc, hierro, potasio, cobre, boro, manganeso, vitaminas A, C, E y niacina y se ha demostrado como un buen inhibidor de radicales libre. El aceite esencial de orégano ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de infecciones y procesos inflamatorios, desde heridas inflamadas, acné, sinusitis, neumonías, etc… Los que sufren de alergias se pueden beneficiar de las propiedades del aceite de orégano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *