El Aceite de mirra tiene muchas propiedades terapéuticas. De hecho, este aceite es un potente desinfectante. Permite el tratamiento de problemas de la piel tales como forúnculos, heridas abiertas, estrías, úlceras en la piel, la psoriasis, el eczema, etc… Gracias a su poder desinfectante y antiséptico, el aceite de mirra contribuye al tratamiento de las infecciones de las vías respiratorias y las infecciones intestinales. El aceite esencial de mirra también se utiliza para el cuidado oral. Se utiliza generalmente para tratar la inflamación de la mucosa de la boca, la gingivitis y un gran número de dolencias bucales. También está implicado en el tratamiento del dolor de garganta.

Árbol de donde se obtiene el aceite de mirra
La mirra se lleva usando desde la antigüedad

Por otra parte, el aceite de mirra puede tratar algunos problemas estomacales como la diarrea y la gastroenteritis. Debido a que es un potente afrodisíaco, las personas que tienen problemas sexuales como la excitación sexual no deben preocuparse.

El aceite de mirra esencial no sólo se utiliza en el campo de la salud sino también en el campo de la belleza, especialmente para la cara. El aceite esencial de mirra se usa comúnmente para tratar las arrugas, el envejecimiento prematuro de la piel, pie de atleta, flacidez de la piel, entre otras muchas.

 

Propiedades del aceite de mirra


El aceite de mirra es muy beneficioso para la piel, por lo que se suele añadir un par de gotas a las cremas hidratantes, ya que aparte de hidratar aliviaremos las inflamaciones dérmicas debido a las propiedades refrescantes , anti-inflamatorias y regenerativas de la mirra, por lo que en caso de quemaduras lograremos sanar la zona de forma mucho más rápida. El aceite de mirra también está indicado para el tratamiento de heridas leves y superficiales, forúnculos, saneamiento de cicatrices, labios agrietados, úlceras en la piel, reducir estrías e incluso contra la psoriasis. Aunque siempre hay que tener presente que este aceite esencial debe de ir diluido con otro aceite vegetal, ya que aplicándolo de forma pura en la piel puede producir irritación.

mujer resfriadaEl aceite esencial de mirra es eficaz en el tratamiento de enfermedades respiratorias comunes, como la gripe, sinusitis, tos aguda y dolores de garganta entre otros. Gracias a su acción mucolitica y expectorante, abre las vías respiratorias de mocos en garganta y nariz, por lo que este aceite se convierte en un gran aliado en casos de resfriados. También se puede utilizar para calmar los dolores de garganta y trastornos que afectan a la faringe.

En el sistema digestivo, ayuda a aliviar los casos de diarrea e irritación del colon, así como contra las infecciones intestinales gracias a sus propiedades antisépticas. Alivia los síntomas de gastroenteritis leves y los dolores de tripa por una mala digestión.

 

Usos del aceite esencial de mirra

Para tratar los problemas relacionados con el sistema respiratorio, como la bronquitis, tos seca, catarro o flemas se añaden 2 gotas de aceite esencial de mirra en un cuenco con agua hirviendo y se inhala el vapor que desprende el agua. Para potenciar los efectos, se pueden añadir 2 gotas de aceite de laurel para despejar las fosas nasales. El resultado es inmediato, muy útil para hacerlo antes de irse a dormir para poder conciliar el sueño mejor.

 

Si queremos usar el aceite esencial de mirra en problemas de la piel, tales como la piel agrietada y demasiado seca, eczemas o dermatitis, las heridas y las arrugas, podemos añadir 4 gotas de aceite de mirra en 10 ml de aceite de argán y frotar suavemente realizando masajes circulares. Otro método efectivo es añadiendo unas cuantas gotas de aceite de mirra a nuestra crema hidratante habitual para potenciar los efectos de nuestra crema.

 

Obtención del aceite de mirra

El aceite de mirra nace a partir de la resina aromática de un arbusto o árbol (Commiphora myrhha) de la familia Burseraceae, originario de África oriental y con una altura de unos tres metros. La corteza del tronco es liso por lo general de color ceniza o blanco ligeramente grisáceo, y produce una resina roja muy fragante. Las hojas son grandes, de color verde oscuro. Las flores florecen a finales del verano en las axilas de las hojas, en racimos muy cortos. Son pequeñas y constan de 4 pétalos de color rojo anaranjado.

La obtención del aceite de mirra se realiza mediante destilación por arrastre al vapor de agua de la oleorresina de la corteza. El aceite esencial de mirra es incoloro, con un característico aroma a madera muy cálido. La composición química del aceite puede variar según el medio de producción, pero por norma general, un buen aceite de mirra contiene de sesquiterpenos, cetonas y aldehídos que dan todas las propiedades al aceite esencial de mirra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *