El aroma dulce y floral del aceite de lavanda y sus propiedades antiestresantes la convierten en un complemento versátil y beneficioso para tu rutina diaria. La lavanda es considerada el rey de todos los aceites esenciales. El aceite de lavanda es un conocido tónico hidratante para la piel y de uso general en la belleza. No sólo es útil para las imperfecciones faciales y problemas estéticos, sino que también se puede utilizar para desinfectar y limpiar las heridas, los moretones y las irritaciones de la piel. El aceite esencial de lavanda ayuda al cuerpo a relajarse y promueve un sueño profundo cuando se frota en las plantas de los pies o se inhala antes de acostarse. También puede ofrecer alivio a los músculos adoloridos y a los espasmos musculares.

La lavanda es el aceite más utilizado desde la antigüedad. Los textos antiguos ya hablaban de los beneficios del aceite de lavanda, siendo una de las plantas más populares entre los medicinos y curanderos desde hace más de 2000 años. Los egipcios usaban el aceite de lavanda en el proceso de la momificación y era conocido como una colonia de uso popular. Los romanos lo usaban para bañarse, edulcorar platos con lavanda y como perfume del hogar.

 

Propiedades del aceite de lavanda

El aceite de lavanda tiene muchas propiedades terapéuticasEl aceite esencial de lavanda proporciona una fuerte protección contra los contaminantes, toxinas y productos químicos que son responsables de graves daños a la salud. Para proteger este tipo de daño el aceite de lavanda produce algunas enzimas. Las enzimas más esenciales son la catalasa, glutatión, superóxido y dismutasa que se producen a partir del aceite esencial de lavanda. Estas enzimas son las responsables de proteger a nuestro cuerpo contra diferentes tipos de radicales libres. Por ello, el aceite esencial de lavanda es uno de los aceites más antioxidantes.

El aceite de lavanda tiene un gran impacto en la producción de orina, que es muy eficaz para prevenir los trastornos urinarios y evitar la retención de liquidos y además la lavanda es usada para reducir la cistitis y mantener la vejiga urinaria funcionando sin problemas. El aceite de lavanda también es efectivo para mantener el equilibrio hormonal y en casos con menstruaciones muy dolorosas.

Otra de las propiedades del aceite esencial de lavanda más conocidas es que es antifúngico y antiséptico. Se puede usar para eliminar piojos, desinfectar heridas, en heridas de insectos e incluso para limpias la casa.

Las suaves propiedades analgésicas de la lavanda la hacen adecuada para el tratamiento de dolores musculares y de contusione. Además, el aceite de lavanda promueve la curación y la cicatrización de las heridas.

 

Beneficios del aceite esencial de lavanda

Entre las propiedades y beneficios del aceite de lavanda se encuentran:

  • Antiséptico. Tiene la capacidad de combatir virus y bacterias. Sobre todos las relacionadas con la piel.
  • Sedante. Es utilizado en baños e inhalaciones para relajar y calmar la ansiedad, los nervios y la depresión. Puede usarse para tratar el insomnio.
  • Analgésico y antiinflamatorio. Especialmente efectivo en afecciones de la piel, malestar muscular y contusiones.
  • Antiespasmódico. Muy útil para tratar infecciones leves de las vías respiratorias.
  • Regenerador. Contribuye a la salud de la piel y a regenerarla en caso de dermatitis, quemaduras, acné o envejecimiento prematuro.

Elimina los dolores de cabeza

El olor de la lavanda produce efectos relajantes para la mente. En la aromaterapia, se sabe que la lavanda es eficaz para aliviar las tensiones musculares y el estrés emocional, favoreciendo la relajacion. Masajear con unas gotas de aceite de lavanda alrededor del cuello, en la sien y áreas de la frente también promoverá la relajación y aliviará el dolor de cabeza.

La lavanda calma las náuseas

El aceite esencial de lavanda se puede utilizar para tratar problemas digestivos comunes, incluyendo las náuseas. Para aliviar las náuseas, se echa una gota de aceite de lavanda en el estómago y se masajea suavemente, y se echan otras 2 gotas detrás de las orejas. Además de las náuseas, el aceite de lavanda estimula la producción de bilis y jugos gástricos que ayudan al estómago a digerir los alimentos de forma correcta y evita el dolor de estómago, la diarrea, los cólicos y la flatulencia.

Cura las heridas

El uso del aceite de lavanda cura las heridas, ayuda a acelerar el proceso de curación y detener el sangrado. Es conocido el uso del aceite de lavanda para los sangrados nasales: se echan unas gotas de aceite esencial de lavanda en un pañuelo y se tapa la nariz con él. Favorecerá la detención del sangrado y la irritación. También tiene propiedades antifúngicas y antisépticas que sirven para reducir las inflamaciones de la piel y otras condiciones como el acné y las arrugas. Además de curar, el aceite es capaz de promover la formación de los tejidos cicatriciales, por lo que una herida tratada con aceite esencial de lavanda es menos probable que deje una cicatriz.

Aceite de lavanda para dormir

Los efectos relajantes del aceite de lavanda pueden evitar los problemas relacionados con el insomnio y otros problemas de dificultad para dormir. El olor del aceite esencial alivia el sistema nervioso; El efecto calmante va directamente a la parte del cerebro responsable de la relajación, por lo que ayuda a tener un buen sueño.

Reduce la la ansiedad y la depresión

Una de las propiedades más conocidas del aceite esencial de lavanda es su capacidad para relajar y calmar, y se ha demostrado muy útil en casos de depresión y ansiedad. El aceite produce efectos calmantes, sedantes y anticonvulsivos. La mejor parte es que solamente es necesario oler durante unos segundos el aceite de lavanda para calmar los malos pensamientos y traer la calma a la mente.

 

Usos del aceite de lavanda

usos del aceite esencial de lavandaDesde las heridas físicas hasta los problemas mentales, la lavanda se ha utilizado en prácticas médicas convencionales y alternativas para ayudar a acelerar la curación de la mente, el cuerpo y el alma.  El aroma del aceite de lavanda se ha atribuido a la relajación, la sedación y el bienestar mental. Usando el aceite esencial de lavanda en un quemador o difusor de aromaterapia, creará un espacio con el rico aroma de la lavanda y ayudará a aliviar la ansiedad, los dolores de cabeza, el estrés, las migrañas y la hipertensión.  El aceite de lavanda también ayudar al cuerpo a sanar o lidiar con problemas físicos como acné, alergias, asma, pie de atleta, moretones, quemaduras, cortes, dermatitis, dolores de oídos, mordeduras de insectos, picazón, reumatismo, cicatrices, llagas, esguinces, torceduras, estrías, vértigo, tos ferina y muchos más malestares físicos.

 

Usos del aceite de lavanda para la piel

El aceite de lavanda tiene propiedades antiinflamatorias por lo que es útil para tratar heridas y combatir infecciones de la piel para que no se inflamen. Además de desinflamar, podemos tratar la infección con este aceite esencial, ya que contiene linalol, un componente que actúa básicamente como antiséptico. Se pueden tratar varias condiciones de la piel incluyendo irritación, quemaduras, cicatrices, acné y moretones echando unas gotas de aceite de lavanda en las áreas afectadas de la piel. Además, los efectos calmantes del aceite de lavanda pueden mejorar el eccema y la psoriasis también, así como los picores. Cuando se aplica a la piel, el aceite actúa como astringente y ayuda a regular la producción de grasa de la piel, por lo que ese aceite esencial se suele usar en pieles grasas y en la zona T para reducir la grasa. Es una de las razones principales por las que el aceite de lavanda se utiliza como ingrediente en un gran número de productos contra el acné y las pieles grasas.

  • Revitaliza la piel al estimular la regeneración de las células.
  • Ayuda a tratar el acné pues desinfecta el área congestionada, depura la circulación de la sangre y la linfática, reduce el dolor y desinflama las zonas con acné.
  • Regenera y desinfecta la piel herida o quemada.
  • Calma afecciones de la piel como la dermatitis. Sin embargo, siempre es aconsejable realizar una prueba de sensibilidad en el antebrazo o en otra zona sana y resistente, y consultar con el médico.
  • Para aliviar el picor que causa la varicela.

Aceite de lavanda para el cabello

Algunos problemas capilares están relacionados con el estrés o la depresión, especialmente en casos de caída del cabello. El aceite de lavanda tiene propiedades ansiolíticas que ayuda a mejorar las condiciones del sistema nervioso como la depresión y el estrés. Además, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, puede ayudar a curar la psoriasis del cuero cabelludo, dermatitis capilares y a reducir la caspa.

Mejora el estado de ánimo

El aceite de lavanda es útil para tratar problemas del estado de ánimo como la depresión o la ansiedad. De hecho, el aceite esencial se utiliza principalmente para este tipo de tratamientos ya que al inhalar el vapor del aceite esencial de lavanda se produce una relajación casi instantánea. Los efectos sedantes producidos por la fragancia no sólo son útiles como ayuda para dormir, sino también como potenciador o regulador del estado de ánimo. Basta con poner unas gotas en el difusor en una habitación y relajarse en la cama o en el sofá para sentir la relajación.

Uso del aceite esencial de lavanda para la higiene personal

propiedades del aceite de lavanda puroEl agradable olor y las propiedades desinfectantes de la lavanda permiten que usemos su aceite esencial para la higiene personal: en baños de lavanda, para tratar infecciones ginecológicas y como desodorante.

  • Baños con aceite esencial de lavanda. Para un baño relajante o una sesión de spa añade al agua 10 gotas de este aceite.
  • Infecciones ginecológicas. Antes de tratar cualquier tipo de infección debes consultar con un médico. Si el especialista te da indicaciones puedes usar como coadyuvante en el tratamiento de infecciones ginecológicas el aceite esencial de lavanda. Solo tienes que incorporar al agua del bidé unas 3-4 gotas de aceite.
  • Desodorante. Si quieres sustituye tu desodorante comercial lleno de sustancias tóxicas con una preparación a base de aceites vegetales añadiéndole unas gotas de aceite de lavanda.

 

Aceite de lavanda para masajes

También es muy popular el uso del aceite esencial de lavanda mediante masajes con algún aceite vegetal para reducir las tensiones, aliviar los dolores musculares y para relajar, como se mencionaba anteriormente. El secreto principal es que el aceite de lavanda contiene ésteres que producen la mayoría de los efectos sedantes del aceite. El aceite es lo suficientemente suave como para no irritar a la mayoría de los tipos de piel, y cuando se masajea en la piel se absorbe rápidamente en las células para acelerar los procesos naturales de curación del cuerpo.

 

Uso del aceite de lavanda para combatir enfermedades del sistema respiratorio

Las inhalaciones o baños de vapor con aceite esencial de lavanda contribuyen a descongestionar las vías respiratorias. También se puede añadir gotas de lavanda en un ambientador o en la almohada para beneficiarnos de sus propiedades. Eficaz para calmar ataques de tos en los niños.

 

Uso del aceite de lavanda para el sistema nervioso

Para los más pequeños de la casa, el aceite de lavanda actúa como relajante del sistema nervioso. Basta con aplicar una gota de este aceite en la almohada o ropa de cama donde dormirá y notarás como calma al bebé y conciliará el sueño con más rapidez.

 

Como hacer aceite de lavanda

Hacer aceite de lavanda no es tan complicado como parece. Lo único que se necesita es tener un buen puñado de lavanda recién cortada. Si en tu zona hay lavanda natural, puedes ir a recogerla y hacer el aceite de lavanda ese mismo día. Es importante que la lavanda sea lo más fresca posible para que no pierda ningún nutriente. A medida que pasan los días, la lavanda va perdiendo propiedades.

 

cómo usar el aceite de lavandaAdemás del aceite de lavanda se necesitan aceites vegetales. Aquí la elección es libre. Puedes usar aceites típicos como el aceite de oliva o de girasol. O si quieres tratar algún problema en concreto o aplicar el aceite de lavanda en alguna parte específica del cuerpo, puedes recurrir a otro tipo de aceites vegetales. Para el cuero cabelludo lo ideal es hacer el aceite de lavanda con aceite de argán, ya que este aceite es ideal con el cuero cabelludo. O puedes comprar aceite de jojoba si quieres tratar problemas de grasa en el cuero cabelludo o caspa. Para hacer masajes, una buena opción es hacer el aceite de lavanda con aceite de almendras, ya que aporta una hidratación extra. O si quieres, puedes visitar nuestros artículos de aceites vegetales para escoger los aceites que quieras mezclar para hacer aceite de lavanda. Se puede utilizar más de uno.

 

Teniendo ya los aceites vegetales que vayamos a utilizar y la lavanda fresca recién cortada, es hora de hacer el aceite de lavanda. Para ello, primeramente, en un mortero machamos y aplastamos la lavanda. No es bueno machacar mucho la lavanda ya que pierde propiedades, con aplastarlo un poco es suficiente, no hay que hacer una masa. Introducimos en un tarro de cristal la lavanda fresca machacada y el aceite vegetal que hayas elegido. La cantidad depende un poco de la intensidad que queramos de lavanda para nuestro aceite, no hay una cantidad exacta para hacer aceite de lavanda. Un aceite de lavanda con una buena intensidad seria aproximadamente 20 cucharadas de lavanda fresca en 100 ml de aceite vegetal. Pero puedes añadir mas o menos cantidad de lavanda sin problemas.

 

Se deja en el sol durante 2 días la mezcla de aceite de lavanda que acabamos de crear. Con esto aportamos el calor que se necesita para hacer el aceite de lavanda. También se puede hacer en el fuego, pero el fuego siempre va a eliminar propiedades del aceite de lavanda, aunque el proceso sea mucho más rápido.

 

Después de dejar el aceite de lavanda 2 días en el sol se deja en un lugar cálido y oscuro. Con esto vamos a favorecer la maceración de la lavanda y darle tiempo al aceite vegetal para que absorba la lavanda. El tiempo dependerá de la intensidad que queramos para hacer el aceite de lavanda. Entre 1 y 2 semanas seria lo mínimo.

 

Ahora es el momento de colar toda la lavanda que haya en el aceite. Puedes utilizar un colador y un tamizador para los trozos mas pequeños de la lavanda. Con esto ya estaría listo el proceso para hacer aceite de lavanda. Para mantener el aceite de lavanda en buen estado, lo ideal es dejarlo en un lugar fresco y oscuro en un tarro también oscuro para que no se estropee el aceite de lavanda.