El Aceite de incienso tiene muchas cualidades terapéuticas: antiséptico, cicatrizante, antidepresivo, astringente, expectorante, antihemorrágico y regenerador de la piel. Gracias a estas propiedades y cualidades, el aceite de incienso es muy bueno para el tratamiento de la tos y el catarro, sinusitis, estrés, asma, depresión, debilidad del sistema inmunológico, la ansiedad, para tratar las pieles grasas, la hinchazón y para la prevención del envejecimiento de la piel. Su uso como un objeto de culto y la ofrenda religiosa en Oriente y Occidente se remonta miles de años. De hecho, los feligreses quemaban varitas de incienso en los templos y otros lugares de culto y el olor característico que emanaba se utilizaba para purificar, calmar y relajar el ambiente de estos lugares. El olor del incienso juega un papel esencial ofreciendo un efecto relajante y calmante en las personas.

 

Flores del arbol de donde se obtiene el aceite de incienso

Propiedades del aceite de incienso


El aceite de incienso mejora nuestro estado anímico, convirtiéndose en un poderoso antidepresivo natural gracias a su efecto calmante y relajante que ayuda a combatir el estrés de manera más eficiente. El aceite de incienso también es eficaz reforzando la memoria y la concentración, en gran parte por que elimina los estados nerviosos que impiden que nos concentremos de forma adecuada.

Otro de los usos más habituales del aceite de incienso es para tratar los problemas del sistema respiratorio ya que refuerza el sistema inmunitario especialmente durante la temporada de gripe. Inhalado el aceite de incienso, facilitaremos la expectoración y despejaremos las vías respiratorias.

Usando el aceite de incienso en la piel regularemos la producción de sebo en las pieles más grasas y con tendencias al acné y mejoraremos la regeneración de la piel, haciendo que la apariencia de la piel tenga más vitalidad y luminosidad. También se ha demostrado eficaz para mejorar la apariencia de estrías y cicatrices, así como un tratamiento alternativo para eliminar las verrugas y aliviar las quemaduras. Probablemente el aceite de incienso sea el producto cosmético más antiguo contra las arrugas ya que los antiguos egipcios lo usaban para retrasar la aparición de las arrugas.

 

Usos del aceite de incienso

un quemador con unas gotas de aceite de inciensoPara tratar problemas dermatológicos y estéticos como el tratamiento de cicatrices para su reducción, heridas abiertas o para reducir las arrugas se añaden 4 gotas de incienso en 10ml de cualquier aceite vegetal, como el aceite de oliva o de almendras, siendo una muy buena opción usar el aceite de argán o el de rosa mosquetas para reducir cicatrices o estrías y para tener un plus de hidratación. Esta mezcla se aplica 2 veces al día, una a la mañana y otra a la noche con la cara o la zona totalmente limpia.

Si queremos tratar problemas como la bronquitis, la tos y el catarro o cualquier estado gripal en general se añaden 5 gotas de aceite esencial de incienso y otras 5 gotas de aceite de laurel en un recipiente con agua hirviendo e inhalamos el vapor que suelta el agua hirviendo. Notaremos una mejoría general en todo el aparato respiratorio, sea cual sea nuestra dolencia. Otro método muy efectivo de mejorar los estados gripales es añadiendo unas cuantas gotas de aceite esencial de incienso en un difusor y dejar que aromatice la habitación en la que estamos. También es muy útil a la hora de dormir, dejar el difusor media hora antes de acostarnos en nuestra habitación para poder conciliar el sueño sin tos.

Otras de las dolencias que ayudan a aliviar el aceite esencial de incienso con las relacionadas con el estrés y ansiedad acumuladas a lo largo del día. Para lidiar con estos problemas podemos ayudarnos de un difusor y, con unas cuantas gotas de aceite de incienso, podremos relajarnos de forma más efectiva. Del mismo modo, un baño caliente con 10 gotas de aceite de incienso en la bañera nos ayudara a eliminar todo el estrés que tengamos.

 

Formas de usar el aceite esencial de incienso

DifusorMasajeBañosCompresasInhalación

Difusor

Se puede usar un difusor para ambientar una habitación y obtener los beneficios calmantes del aceite de incienso. Para ello se agregan entre 5 y 15 gotas de aceite, según la intensidad de aroma que se desee. De esta manera se puede distribuir el aceite esencial de incienso de forma eficaz.

Masaje

Uno de los métodos más eficaces de usar el aceite de incienso, ya que mejoramos la eficacia de los aceites esenciales al combinarlo con poder terapéutico de los masajes. Al tener un efecto astringente, ayuda a revitalizar la piel madura y curar las heridas. Es importante no olvidar diluir el aceite de incienso con otro aceite base, como aceite de olivas o almendras para evitar irritaciones.

Baños

Una manera muy efectiva de inhalar el aceite esencial de incienso y obtener todas las propiedades ya que permitimos que penetre a través de la piel. Tras el baño el estado de ánimo se relajará, siendo un espectacular método anti estrés y mejoraremos la circulación y el sistema respiratorio

Compresas

Por norma general se utiliza para aliviar los dolores de cabeza musculares. Se humedece una toalla y se añaden un par de gotas de aceite de incienso y se aplica en la zona a dolorida, pudiendo ser tanto en frio como en caliente. Pueden añadir 2 a 5 gotas de aceites esenciales de agua incienso. Es ideal también contra hinchazones o inflamaciones.

Inhalaciones

Este método se usa generalmente para tratar de problemas respiratorios y para aliviar la tensión nerviosa y los dolores de cabeza

Obtención del aceite de incienso

Corteza del arbol de incienso con resina
Corteza de incienso donde se puede observar la resina de la cual se extrae el incienso

El aceite de incienso se produce del árbol de incienso Boswellia también llamado Carterii Boswellia Sacra, es originario de Oriente Medio y mide unos 6 metros de altura. Su follaje es denso con flores de color rosa pálido o blanco. El aceite de incienso se obtiene de la resina, que se saca haciendo pequeños cortes en la corteza. Hay diversas variedades de árboles de incienso en función de los orígenes geográficos y aunque la composición de los aceites esenciales varía ligeramente, las propiedades de los aceites son todos iguales, por lo que no hay problemas en utilizar un aceite de incienso de otra familia de árboles.

El aceite de incienso es de color amarillo pálido con un aroma fresco a incienso y se mezcla bien con la mayoría aceites esenciales, ofreciendo una amplia variedad de olores para cualquier tipo de ocasión. Este aceite esencial se obtiene a partir de la destilación de vapor del aglutinante de resina, a diferencia de la mayoría de aceites esenciales que se extraen o de sus flores o de sus hojas. El aceite esencial de incienso está compuesto en su mayor parte de Alfa-pinenos, limonenos y beta-cariofilenos. No se aconseja su uso en la piel sin diluir antes con otro aceite, ya que es un aceite muy puro irritante. Este aceite viene muy bien inhalándolo ya que tiene un marcado efecto en las membranas mucosas y es un excelente expectorante. El aceite de incienso es muy eficaz contra la tos, bronquitis y laringitis y también se utiliza para el cuidado de la piel gracias a sus propiedades astringente, anti-inflamatorias y anti arrugas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *