El aceite de árbol de té proviene de la destilación de las hojas del árbol del té, un arbusto de 5 metros de altura que se encuentra en Australia. El aceite esencial de árbol de té se puede utilizar para luchar contra el acné, las infecciones tanto por hongos o por bacterias, dermatitis y eczemas en la piel, piojos o liendres, diversas infecciones de la mucosa oral, el exceso de sebo en el cuero cabelludo y la caspa y herida superficiales. Por lo general siempre hay que tener cuidado cuando se utiliza el aceite de árbol de té de forma cutánea ya que, al estar en una concentración pura, suele ser bastante irritante en la piel. Lo más recomendable en estos casos es diluir el aceite de árbol de té con agua u otro aceite vegetal antes de su uso.

Arbusto de donde se extrae el aceite de árbol de té

 

Las propiedades del aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té es uno de los aceites esenciales más populares, ya que cuenta con propiedades antisépticas, anti fúngicas, descongestionantes, antibacterianas, y estimula el sistema inmunológico. Es eficaz en la lucha contra muchas infecciones gracias a su composición que impide que las bacterias y hongos se propaguen en la piel, siendo muy útil en pieles acneicas o con problemas de dermatitis seborreica. Las infecciones por estafilococos o por el virus del herpes también pueden llegar a ser tratados con el aceite esencial de árbol de té.

Además de sus propiedades antibacterianas y antimicóticas, el aceite esencial de árbol de té alivia los síntomas de las quemaduras menores, los labios agrietados, la caspa y de la piel seca. El aceite natural de árbol de té también actúa como un potente antiséptico para tratar heridas superficiales. Ayuda a sanar cortes y heridas infectadas y es eficaz contra la caspa, herpes labial y genital o ciertas infecciones urinarias como la cistitis y la candidiasis.

También combate resfriados, gripe, infecciones respiratorias, catarros y enfermedades infecciosas. El aceite de árbol de té se usa con frecuencia para problemas de la piel: las espinillas y el acné, verrugas, piel grasa, erupciones, picaduras de insectos, quemaduras y las ampollas.

 

Usos del aceite esencial de árbol de te

 

 

El aceite natural de árbol de té como desinfectante

En caso de infecciones en el sistema respiratorio, como bronquitis o faringitis se puede inhalar el aceite esencial para notar una notable mejoría en poco tiempo. En un cuenco de agua hirviendo se añaden unas gotas de aceite esencial de árbol de té y se inhala el vapor del agua hirviendo. Así mismo, si mezclamos 5ml de aceite de té en 50ml de un aceite vegetal y masajeamos la columna vertebral o realizamos un masaje en todo el cuerpo, reforzaremos el sistema inmune del cuerpo, obteniendo una mejoría de la infección en pocos días.

Para quitar las pulgas o garrapatas se mezcla 100 ml de agua con 30 ml de vodka y 2ml de aceite de lavanda y de árbol de té. Se frota la cabeza y se deja reposar al menos 1 hora para que haga efecto. Este tratamiento se debe repetir cada 3 días para notar resultados de forma rápida. En caso de que el cuero cabelludo sea demasiado sensible o este irritado se puede sustituir el vodka por algún aceite vegetal.

Para infecciones urogenitales una buena solución puede consistir en una aplicación cutánea de unas gotas de aceite de té diluido en un aceite vegetal y masajear la zona del abdomen. En casos en los que se presente un dolor de garganta por alguna infección se diluye en un vaso de agua 2 gotas de aceite de árbol de té y se hacen gárgaras. Si por el contrario el dolor se encuentra en el oído debido a una otitis, se masajea suavemente la parte trasera de la oreja con unas cuantas gotas.

 

El aceite esencial de árbol de té para la salud bucal

El aceite de árbol de se te puede usar para tratar diferentes problemas relacionados con la boca. Cuando se presenta un dolor de muelas y hay abscesos se añaden 6 gotas de aceite de árbol de té en un vaso de agua y se enjuaga la boca o se hacen gárgaras 2 veces al día después de cepillarse los dientes para combatir la infección. Para la gingivitis, aftas y otras infecciones de la boca y las encías, se vierte en un vaso de agua tibia 5 gotas de esencia de árbol de té y se hacen gárgaras después de cepillarse los dientes. En caso de aftas se aplica directamente el aceite de árbol de té, o diluirlo en un 50% en el agua. Si se tiene problemas de halitosis o mal aliento, las gárgaras con aceite de té también ayudan a solventarlo.

Otra manera muy efectiva de tratar los problemas relacionados con la boca y los dientes, es mezclando una gota de aceite esencial de árbol de té en la pasta de diente de uso habitual. Unido con las gárgaras, podremos mantener en buen estado nuestros dientes y nuestras encías.

 

El cuidado de la piel con el aceite de árbol de te

Este aceite esencial se utiliza diluido en un aceite vegetal para evitar irritaciones. El aceite esencial de árbol de té es muy eficaz para ayudar en la curación de heridas leves, aliviar las picaduras de insectos y quemaduras leves y las producidas por una exposición prolongada al sol.

Para una cara más hidratada y con luminosidad se puede hacer una mascarilla en la cual mezclamos 2 cucharadas de arcilla verde con 2 cucharadas de aceite de jojoba vegetal, 2 gotas de aceite esencial de árbol de té y 1 gota de aceite esencial de limón con un poco de agua. Se aplica esta mascarilla sobre el rostro y se deja un cuarto de hora. Si lo que queremos es hidratar el cabello y las puntas abiertas o el cuero cabelludo podemos mezclar 20 gotas de aceite de árbol de té en 50 ml de aceite de jojoba o de coco. Se masajea todo el cuero cabelludo, intentando cubrir todo el pelo con los aceites. Para potenciar los efectos podemos cubrir la cabeza con una toalla caliente y dejar reposar 1 hora. Para lavar el cabello, usaremos un champú suave y poco agresivo al que le añadimos otras 10 gotas de aceite esencial de árbol de té.

Para acabar con los granos de acné podemos aplicarnos el aceite esencial de árbol de té; tras hacer una limpieza profunda de la cara con un jabón suave y con pH neutro añadimos 2 gotas de aceite de árbol de té en 1 ml de aceite de jojoba, que ayudara a eliminar la grasa de la piel.  Si queremos mejorar el aspecto de los granos y evitar que se infecten, con ayuda de un bastoncillo de algodón y unas gotas de aceite de árbol de té, esparcimos solamente en el grano para favorecer su curación y evitar cicatrices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *