Aceites esenciales

Qué son los aceites esenciales

Un aceite esencial es un extracto líquido concentrado obtenido por destilación al vapor de los compuestos aromáticos volátiles de la planta, siendo las flores, madera, hojas, cortezas, raíces, o los frutos los componentes principales. El aceite esencial esta compuesto de un centenar de moléculas aromáticas y terpénicas que actúan de forma activa en el metabolismo y el buen desarrollo del cuerpo humano. Mediante la combinación de varios aceites esenciales, es posible desarrollar nuevas sinergias aromáticas cuyas virtudes y propiedades son capaces de satisfacer las necesidades. Para disfrutar plenamente de las virtudes de los aceites esenciales, se recomienda utilizar sólo aceites esenciales 100% puros y naturales, quimiotipados y botánica y bioquímicamente definidos.

Listado de aceites esenciales

Aceite de abedul

El aceite de abedul es un conocido aceite esencial anticelulítico. Ayuda a reducir la celulitis de forma progresiva gracias a que tiene propiedades que ayudan a tonificar y nutrir la piel desde el interior. Por eso mismo, el aceite de abedul también es útil para tratar la dermatitis, el acné o cualquier malestar en la piel. A su vez, este aceite esencial es capaz de eliminar infecciones de la piel o el sistema respiratorio y ayuda a reducir inflamaciones.

Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té tiene propiedades que ayudaran a combatir los virus y las bacterias más resistentes de la piel. También se ha demostrado eficaz contra piojos y pulgas. Este aceite es muy útil para tratar pieles con acné y dermatitis, además de ayudar contra la caspa. Además, el aceite esencial de árbol de té alivia las quemaduras y las picaduras de insectos en la piel, al mismo tiempo que hidrata la piel, evitando el agrietamiento en las pieles más secas. En caso de resfriados o gripes, este aceite ayuda a descongestionar las vías respiratorias si se inhala.

Aceite de benjuí

El aceite de benjuí se utiliza principalmente para mantener y favorecer la relajación, siendo muy útil en casos de ataques de ansiedad, estrés o la falta de sueño por nervios. También sirve de ayuda para relajarse en momentos de gran presión como épocas de exámenes o de mucha carga de trabajo ya que promueve un ambiente de relajo que evita en gran medida la ansiedad. El aceite esencial de benjuí sobre la piel, ofrece propiedades antifúngicas y antisépticas que evitaran que se infecten las heridas y se propaguen los hongos en la piel.

Aceite de bergamota

El aceite esencial de bergamota es un aceite cítrico aromático que tiene propiedades que calman todo el sistema nervioso central, siendo muy útil para calmar estados alterados, depresiones y ansiedad, así como para tratar el insomnio y los problemas del sueño. Del mismo modo el aceite de bergamota alivia cualquier tipo de dolor y enfermedad que produce dolor gracias a sus propiedades sedantes. Aplicando sobre la piel, este aceite esencial calma las pieles irritadas o con dermatitis, a la vez que evita y reduce infecciones, tanto bacterianas cono por hongos.

Aceite de cedro

El aceite de cedro se suele utilizar para aliviar los síntomas de los resfriados y de la gripe, como descongestionar las vías nasales, reducir la tos y para tratar los casos en los que hay infección, como bronquitis y laringitis. Del mismo modo se puede usar el aceite esencial de cedro para curar las heridas y los rasguños en la piel, la dermatitis o el acné, gracias a sus propiedades antisépticas. También ayuda a mejorar la circulación. En el pelo este aceite esencial calma las reacciones inflamatorias del folículo, ayudando a mantener un pelo fuerte, sin pérdida de cabello y sano.

Aceite de cilantro

El aceite de cilantro es un excelente afrodisiaco, ya que estimula sexualmente y favorece las relaciones de pareja, evadiendo los problemas de frigidez y aumentando la libido. Además, posee un efecto calmante que ayuda tanto en dolores musculares o de nervios, así como en estados alterados como fatiga, ansiedad, crisis nerviosas o estrés. Del mismo modo, el aceite esencial de cilantro se ha demostrado útil para el sistema digestivo gracias a sus propiedades depurativas que eliminan tóxicos y agua del cuerpo de manera eficiente, siendo una ayuda extra para las personas que quieren bajar de peso.

Aceite de cipres

El aceite esencial de ciprés ayuda en problemas relacionados con la circulatorios, tales como hemorroides y varices gracias a que este aceite esencial estimula y fortalece la circulación sanguínea en el área que se aplica. Además, regula la secreción bronquial y evitar la congestión nasal en resfriados y es muy eficaz contra la tos seca. Otra de las propiedades presentes en el ciprés es su poder antibacteriano y antivírico, previniendo infecciones en heridas superficiales, así como en infecciones intestinales o pulmonares, facilitando su curación y previniendo que se sigan infectando. En la piel ayuda a eliminar la grasa

Aceite de citronela

El aceite de citronela es conocido como desparasitante y repelente de insectos y mosquitos. El aroma que transmite la citronela les desagrada a insectos, alejándose de los hogares que usen el aceite esencial de citronela en un difusor o quemador. Además, alivia y cura las pequeñas picaduras de insectos, eliminando el picor. También es eficaz contra infecciones por bacterias, evitando que se infecten y acelerando la curación de heridas. Con sus propiedades calmantes, el aceite esencial de citronela es eficaz reduciendo el dolor en esguinces, lumbagos y músculos tensos. Gracias a su aroma, este aceite esencial se puede usar como un desodorante.

Aceite de enebro

El aceite esencial de enebro está indicado para usar en caso de dolores musculares, artritis, reumatismo, la ciática o el lumbago gracias a sus propiedades que alivian el dolor a nivel muscular y a equilibrar el sistema nervioso. También tiene propiedades antisépticas que pueden ayudar en infecciones, curación de heridas e infecciones en las vías respiratorias y urinaria, ofreciendo una mejora en poco tiempo. El aceite de enebro también es conocido por tener propiedades que ayudan a reducir y evitar la celulitis, así como la psoriasis, el acné y la dermatitis en la piel de forma efectiva.

Aceite de gaulteria

La gaulteria (también conocida como wintergreen) es un potente aceite sedante que ayuda a tratar problemas de dolores musculares o enfermedades que provoquen dolor. Así mismo, el aceite esencial de gaulteria es capaz de ayudar en infecciones del sistema respiratorio, despejando las vías nasales. También tiene propiedades desestresantes que alivian los estados anímicos deprimidos.

Aceite de geranio

El aceite de geranio ayuda a regular el sistema nervioso, facilitando la calma y la serenidad en ataques de nervios y crisis de ansiedad, útil en casos de insomnio o problemas para conciliar el sueño. Aplicado sobre la piel, el aceite de geranio regula a las pieles grasas y secas, y al mismo tiempo reduce inflamaciones, irritaciones, quemaduras, estrías y varices de forma efectiva. Es capaz de favorecer el crecimiento capilar y la circulación sanguínea, acelerando la coagulación sanguínea y la contracción de los vasos sanguíneos para que las heridas dejen de sangrar de forma rápida.

Aceite de hinojo

El aceite de hinojo tiene propiedades diuréticas que ayudan al sistema digestivo en problemas de digestiones lentas y pesadas, actuando como un laxante suave y ayudando en casos de problemas de flatulencias. Este aceite esencial ayuda a armonizar el sistema nervioso autónomo con lo que ayuda a calmar el estrés y a evitar ataques de ansiedad y la aparición de nervios en gran medida. El aceite esencial de hinojo también posee propiedades analgésicas y antiinflamatorias que ayudaran a tratar heridas, picaduras y las molestias producidas por músculos inflamados. Del mismo modo es útil en la mujer, en problemas hormonales y de la menstruación.

Aceite de incienso

El aceite de incienso se usa para el tratamiento de la tos, el catarro y la sinusitis gracias a sus propiedades expectorantes, recomendándose usar en casos de resfriados y gripes para aliviar sus síntomas. También es usado sobre la piel para controlar la regulación de la grasa (pieles seborreicas) del mismo modo que para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y las hinchazones. Reduce estrías y cicatrices, elimina verrugas, regenera la piel y le aporta un aspecto más luminoso. Además, se puede usar como antidepresivo, relajando y calmando el estrés y la ansiedad.

Aceite de jazmin

El aceite esencial de jazmín es uno de los aceites esenciales más conocidos debido a su aroma. Se utiliza frecuentemente para ambientar habitaciones y eliminar olores desagradables y el humo del tabaco. Aplicado sobre la piel ayuda a tratar enfermedades como la dermatitis y las irritaciones por contacto y al mismo tiempo tiene propiedades cicatrizantes. También ayuda a abrir las vías nasales en casos de resfriados y gripe. Una de sus propiedades más conocida es su capacidad de relajación, favoreciendo la eliminación de nervios y de la ansiedad.

Aceite de laurel

El aceite de laurel tiene propiedades antisépticas que ayudan a desinfectar heridas y a tratar infecciones provocadas por bacterias hongos o virus. Se ha demostrado útil en estados febriles y en resfriados, reduciendo la fiebre y la tos, así como descongestionando las fosas nasales de mocos. El aceite de laurel tiene propiedades sedantes y analgésicas que ayudan a reducir los dolores localizados como lumbalgias, hinchazón en el estómago por una mala digestión o esguinces. Este aceite esencial ayuda al correcto funcionamiento del metabolismo, a reducir inflamaciones y a eliminar las toxinas del cuerpo gracias a sus propiedades diuréticas.

Aceite de lavanda

El aceite de lavanda es uno de los aceites esenciales más conocidos debido a su dulce aroma que sirve para aromatizar habitaciones y eliminar malos olores. Aun así, no es el único uso que se le puede dar al aceite esencial de lavanda. Ayuda a combatir infecciones, tanto víricas como bacterianas, reduciendo inflamaciones o descongestionando las vías nasales. También es conocido por cuidar y proteger la piel de los agentes externos. Elimina las marcas del envejecimiento prematuro, reduce cicatrices y favorece la regeneración de las células muertas de la piel.

Aceite de litsea cubeba

El aceite esencial de litsea cubeba es conocido por sus propiedades calmantes: alivia todos los estados alterados emocionales, como crisis nerviosas, angustias y depresiones leves. También es un aliado para el estrés diario, ofreciendo una calma duradera tras su uso. Gracias a sus propiedades calmantes puede ser muy útil en casos donde se requiera concentración, como estudios o en el trabajo. Elimina todas las molestias y nos permite estar concentrados. También se suele usar para aliviar dolores de espalda y pequeñas lumbalgias mediante masajes, favoreciendo la circulación y calmando la zona. Es antibacteriano y antiinflamatorio, ayudando a la curación de heridas.

Aceite de mejorana

El aceite de mejorana es un potente analgésico que se usa para aliviar los dolores de diversa índole, desde dolores menstruales, dolores musculares o de muelas y migrañas entre otras. También es un potente antiséptico capaz de prevenir y tratar infecciones bacterianas y víricas, así como de hongos de forma rápida. Se ha comprobado que este aceite esencial favorece la transpiración y la frecuencia de la micción, logrando eliminar toxinas del cuerpo de forma extraordinaria. También se ha demostrado eficaz para el sistema digestivo con propiedades antidiarreicas y evitando la acumulación de gases.

Aceite de mirra

El aceite de mirra es un excelente antiséptico, eliminando de raíz toda infección de origen bacteriana o vírica, y además trata las infecciones por hongos. Se usa también para las infecciones en las vías respiratorias, siendo un buen expectorante y de acción mucolitica, muy útil en casos de bronquitis, asma, gripes o resfriados con tos seca. Además, este aceite esencial es capaz de aliviar los dolores y las inflamaciones tanto de la garganta como de la laringe. Sobre la piel, el aceite de mirra evita el agrietamiento de las pieles secas, las arrugas y para mejorar en dermatitis y pieles con acné.

Aceite de moringa

El aceite de moringa es un buen aliado para la piel ya que con sus propiedades calmantes y emolientes nos va a ayudar a mantener la buena salud en nuestra piel. Protege contra factores externos (sol, frio o calor), reduce irritaciones o picaduras, y se ha demostrado útil para mantener una piel joven durante más tiempo gracias a que el aceite de moringa es un excelente antioxidante. Aplicado en el cabello, este aceite esencial hidratara el cabello en profundidad y mantener en buen estado los folículos. También sirve para tratar la caspa y evitar las puntas abiertas.

Aceite de naranja

El aceite de naranja tiene un aroma dulce y fresco que es capaz de relajar si se pone en un difusor para aromatizar una habitación. Reduce el estrés y los ataques de ansiedad, favoreciendo un sueño relajante sin preocupaciones. Además de tener propiedades antidepresivas, el aceite esencial de naranja reduce las inflamaciones y las infecciones. También es un aliado para las pieles maduras o con envejecimiento prematuro, devolviendo la elasticidad e hidratando la piel. Con sus propiedades afrodisiacas podrás devolver la pasión a tu relación.

Aceite de oregano

El aceite de orégano es un potente antibiótico, siendo capaz de eliminar las bacterias y virus en heridas abiertas, así como en el hogar. También se ha demostrado que el órgano es capaz de regenerar la piel, convirtiéndose en un gran aliado para tratar y cuidar la piel, muy indicado en dermatitis, eccemas o acné. Además, es capaz de aliviar y calmar los dolores de origen muscular y de las articulaciones. A nivel capilar, favorece el crecimiento del cabello eliminando los factores no genéticos que impiden el crecimiento del cabello. Así mismo se usa para luchar contra la obesidad.

Aceite de pino

El aceite esencial de pino es uno de los aceites esenciales con mayor poder desinfectante. Ayuda a eliminar diversos patógenos (virus, bacterias, hongos) por lo que es común encontrárselo en los botiquines de las casas. También es conocido que el aceite de pino ayuda a eliminar las impurezas y las toxinas del cuerpo.

Aceite de romero

El aceite esencial de romero es uno de los aceites esenciales antibacterianos más potentes que existen, ayudando a desinfectar heridas en el cuerpo o las superficies del hogar. Con este aceite esencial reduciremos y aliviaremos la tos y el asma, las hemorroides mediante baños calientes y el estrés en situaciones de ansiedad. Aplicado sobre la piel, el aceite de romero previene el envejecimiento prematuro de la piel, regenerando toda la dermis además de reducir las pequeñas marcas de expresión y de ser un buen antiinflamatorio. Es capaz de regenerar los cabellos quebradizos y frágiles, eliminar la caspa y el exceso de grasa.

Aceite de sandalo

El aceite de sándalo tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas que ayudan a aliviar los estados gripales, así como diversas enfermedades inflamatorias como la bronquitis y la cistitis. Actúa también como un afrodisiaco en caso de falta de lívido. Es capaz de promover la digestión y de prevenir los trastornos nerviosos y circulatorios. Otro uso que se le puede dar al aceite de sándalo es como antidepresivo ya que puede eliminar los estados negativos y agitados de la mente. Sobre la piel, regenera e hidrata, al mismo tiempo que elimina bacterias. Reduce pequeñas cicatrices y regula tanto la piel grasa como la seca.

Aceite de tomillo

El aceite de tomillo tiene propiedades antisépticas que ayudan a tratar las heridas para evitar que se infecten y así mismo ayuda a tratar el acné y mejorar su aspecto, evitando que se infecten los granos. También se ha demostrado útil para las infecciones respiratorias y mejorar los síntomas de bronquitis, tos seca, facilitando la descongestión nasal. Además de que se puede usar para aliviar depresiones y estados negativos y exceso de estrés, el aceite esencial de tomillo tiene propiedades antiinflamatorias que, unido a un buen masaje, reducirá el dolor y la hinchazón asociado a la inflamación.

Aceite de vainilla

El aceite esencial de vainilla es conocido por ser uno de los aceites esenciales afrodisiacos más potentes y por su aroma característico que tanto gusta a la gente. Además de afrodisiaco, este aceite esencial se usa en casos de depresión y en situaciones de mucho estrés, ya que calma la mente y regula el sistema nervioso.

Aceite de valeriana

El aceite de valeriana es muy efectivo para tratar el insomnio y para dormir mejor. Ideal para evitar el sueño ligero y obtener un descanso ideal en la cama. También se ha demostrado útil para tratar problemas digestivos y para mejorar la circulación, evitando celulitis y retención de líquidos en el cuerpo. Gracias a las propiedades relajantes de la valeriana, evitaremos el estrés, los ataques de ansiedad o los nervios ante alguna situación difícil o estresante como épocas de exámenes o de mucho trabajo. La mejor forma de aplicar el aceite de valeriana es mediante masajes, ya que potenciaremos las propiedades relajantes del aceite esencial de valeriana con el masaje, a la vez que mejoramos la circulación sanguínea de la zona.

Aceite de verbena

El aceite de verbena es un aceite esencial calmante capaz de aliviar las crisis nerviosas, la ansiedad, así como la hipertensión y es muy útil para conciliar el sueño en caso de insomnio. Tiene propiedades sedantes que actúan sobre el sistema nervioso, calmando los dolores musculares y los calambres, eliminando el lumbago o para dolores de cabeza. También es un antidepresivo por naturaleza, reduciendo la ansiedad y la fatiga. Del mismo modo, se puede usar para limpiar y curar heridas, así como para reducir inflamaciones en las articulaciones debido a las propiedades antibacterianas y antiinflamatorias presentes en este aceite.

Aceite de violeta

El aceite esencial de violeta es un conocido aceite esencial relajante, capaz de aliviar la mente en estados alterados, alejar los efectos que tienen los sentimientos e ideas negativas y de reducir el estrés y la ansiedad. El aceite de violeta también es conocido por su capacidad de reducir y eliminar los dolores, sean cual sea su origen. En casos de inflamaciones e infecciones en las vías respiratorias, este aceite esencial ayuda a reducir los síntomas típicos de resfriados y gripes como la fiebre, inflamación de la garganta y obstrucción de las vías nasales entre otros.

Aceite de zanahoria

El aceite de zanahoria es conocido principalmente para su uso sobre la piel, para favorecer la pigmentación en exposiciones prolongadas al sol, obteniendo un tono bronceado natural. Gracias a sus propiedades antioxidantes y a la provitamina A presente en este aceite esencial, la piel permanecerá hidratada y lucirá más joven y elástica. También se ha demostrado eficaz para eliminar y hacer desaparecer manchas, cicatrices y la rosácea, debido a su poder pigmentante. El aceite de zanahoria en el pelo repara y regenera el cabello seco y sin vida, además de estimular el crecimiento capilar

Aceite Ylang Ylang

Al aceite esencial de ylang ylang se le conoce principalmente por sus propiedades afrodisiacas, siendo uno de los mejores aceites esenciales afrodisiacos. Aumenta la libido, favorece la pasión en las relaciones de pareja y ayuda en los casos de frigidez e impotencia. Además, aplicando el aceite de ylang ylang en la piel, lograremos controlar el exceso de sebo y reducir las irritaciones y las dermatitis por contacto. En el pelo, se favorece el crecimiento capilar manteniendo los folículos sanos y sin bello, aumenta su brillo y reduce la caspa. También tiene propiedades calmantes y relajantes, útil en casos de ansiedad y estrés.
Más información de aceites esenciales

El aceite esencial es en realidad la verdadera esencia de una planta, de ahí la palabra aceite esencial. En toda planta hay un conjunto de moléculas químicas llamadas terpenos. Estos terpenos son los compuestos orgánicos que crean el olor inconfundible y único de cada planta. Los terpenos son básicamente el componente principal de cada aceite esencial. Cada especie de planta tiene una combinación única de varias decenas de terpenos, lo que lo convierte en únicos, con propiedades únicas y un aroma único y distinguible en cada aceite esencial.  Aunque llamemos a los aceites esenciales aceites, en realidad difieren de aceites de gran uso, como el aceite de oliva y el aceite de girasol. Estos aceites al calentarlos para preparar nuestras comidas, permanecen en estado sólido, mientras que los aceites esenciales son fácilmente volátiles, vaporizando rápidamente. Con esto se logra que sea mucho más fácil para inhalar los terpenos presentes en los aceites esenciales y que entren de forma más rápida en nuestro organismo a través de los poros que si estuviéramos tratando de un aceite convencional.  El aceite esencial tiene infinidad de usos que le podemos dar en nuestras propias casas para tratar diversos problemas de salud. Una de las aplicaciones más básica de todo aceite esencial, es como perfume cosmético. Se pueden ventilar las habitaciones de nuestras casas con algún aceite esencial de nuestro gusto. También suele ser buena idea hacernos una ducha con algún aceite esencial, echando unas gotas a nuestro baño caliente. Es una de las formas más fáciles para quitarse la ansiedad y disfrutar del aroma de un buen aceite esencial.

Masajes con aceite esencial

 

  Es una de las mejores maneras de usar un aceite esencial. Para realizar un buen masaje con un aceite esencial se requiere primeramente de un aceite de base, al que se le añadirán unas gotas del aceite esencial elegido para el masaje. Puede valer el aceite de almendras dulces, aceite de oliva virgen o el aceite de semillas de uva, entre otras muchas. Esto se hace debido a que muchos aceites esenciales son tan concentrados que pueden llegar a irritar la piel. Además no se requiere que se use tanto aceite esencial, con unas gotas es más que suficiente para que desprenda el olor y todos sus beneficios. La cantidad a añadir varía entre cada aceite esencial, aunque lo normal es usar un 1% – 3% de aceite esencial y 99% – 97% de aceite de base. Aunque si el masaje es para tratar alguna dolencia, tales como los dolores musculares o el reumatismo, se deberá añadir más aceite esencial (en torno al 5% o superiores).     El aceite esencial se absorbe de manera eficaz a través de la piel, logrando entrar en el torrente sanguíneo para que podamos obtener todos los beneficios del aceite esencial.

Aceite esencial en la piel

Además de para diversas dolencias, los aceites esenciales se pueden usar para mejorar estéticamente y solucionar problemas de la piel, como dermatitis o para protegernos de los factores externos y que nuestra piel no salga herida. Nos podremos aplicar el aceite esencial en la piel de diversas maneras, siendo una de las más fáciles usando el aceite esencial con un aceite de base, tal y como comentábamos para los masajes. Para tal fin, los aceites base que mejores resultados darán serán los aceites nutritivos para la piel, tales como el aceite de jojoba, el aceite de semillas de albaricoque o el aceite de aguacate. Con un ligero masaje circular alrededor de la cara lograremos que el aceite esencial se absorba por completo en la piel.

  Otra forma muy efectiva de incorporar un aceite esencial a nuestra vida cotidiana es añadiendo unas cuantas gotas a nuestras cremas hidratantes. Se juntaran las propiedades de la crema con las del aceite esencial, mejorando notablemente los resultados de la crema hidratante.

Aceite esencial en el cuidado del cabello

El cabello es otra de las zonas a la que le sientan bien un tratamiento de aceite esencial de vez en cuando. Con los aceites esenciales podremos tratar diversas dolencias tales como el exceso de caspa o de sebo en el cuero cabelludo, dermatitis seborreica y problemas derivados por hongos e infecciones y mejorar el aspecto de nuestro cabello y evitar las puntas abiertas.  Podemos hacer una mascarilla nutritiva a base de un aceite esencial (o incluso varios) con un aceite base a nuestra elección. Y aplicarnos el aceite por todo el cabello y dejándolo actuar durante toda una noche a modo de acondicionador. La salud de nuestro cabello mejorara y podremos disfrutar de un cabello sedoso y brillante durante toda la semana. También podemos echar unas gotas a nuestro champú, para aumentar su poder anticaspa o para profundizar en la limpieza del cuero cabelludo. Aplicamos el champú con unas gotas de aceite esencial y dejamos actuar 5 minutos. Después aclarar y observar los resultados.

 

Vaporización de los aceites esenciales

Otro uso interesante que se le puede dar a cualquier aceite esencial es el de ambientar una habitación. Hoy en día hay a la venta quemadores de aceites y difusores que nos ayudaran a vaporizar el aceite esencial en una habitación para que podamos respirar el aroma y las propiedades de un aceite esencial. Es muy útil en casas de fumadores, para disipar todo el humo y olor a tabaco, que se suele quedar impregnado en las paredes durante meses o para tratar eficazmente transtornos como el insomnio. También nos ayudara a mantenernos en un estado anímico relajado en toda la habitación, ideal en épocas de estrés o de gran concentración, como exámenes. Aunque también podemos vaporizar una habitación para mejorar la salud de quienes lo habitan: gracias a las propiedades descongestionantes de algunos aceites esenciales, podremos vaporizar una habitación antes de irnos a dormir para poder respirar bien, sin toses ni demasiadas molestias. Algún aceite esencial, sin embargo, son capaces de mantener a los mosquitos y las moscas alejadas, siendo un método muy eficaz y rentable de acabar con los insectos en casa, ahuyentándoles a entrar en la vivienda.