Aceites esenciales cicatrizantes

El aceite de benjuí se utiliza principalmente para mantener y favorecer la relajación, siendo muy útil en casos de ataques de ansiedad, estrés o la falta de sueño por nervios. También sirve de ayuda para relajarse en momentos de gran presión como épocas de exámenes o de mucha carga de trabajo ya que promueve un ambiente de relajo que evita en gran medida la ansiedad. El aceite esencial de benjuí sobre la piel, ofrece propiedades antifúngicas y antisépticas que evitaran que se infecten las heridas y se propaguen los hongos en la piel.
El aceite de incienso se usa para el tratamiento de la tos, el catarro y la sinusitis gracias a sus propiedades expectorantes, recomendándose usar en casos de resfriados y gripes para aliviar sus síntomas. También es usado sobre la piel para controlar la regulación de la grasa (pieles seborreicas) del mismo modo que para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y las hinchazones. Reduce estrías y cicatrices, elimina verrugas, regenera la piel y le aporta un aspecto más luminoso. Además, se puede usar como antidepresivo, relajando y calmando el estrés y la ansiedad.
El aceite esencial de jazmín es uno de los aceites esenciales más conocidos debido a su aroma. Se utiliza frecuentemente para ambientar habitaciones y eliminar olores desagradables y el humo del tabaco. Aplicado sobre la piel ayuda a tratar enfermedades como la dermatitis y las irritaciones por contacto y al mismo tiempo tiene propiedades cicatrizantes. También ayuda a abrir las vías nasales en casos de resfriados y gripe. Una de sus propiedades más conocida es su capacidad de relajación, favoreciendo la eliminación de nervios y de la ansiedad.
El aceite de lavanda es uno de los aceites esenciales más conocidos debido a su dulce aroma que sirve para aromatizar habitaciones y eliminar malos olores. Aun así, no es el único uso que se le puede dar al aceite esencial de lavanda. Ayuda a combatir infecciones, tanto víricas como bacterianas, reduciendo inflamaciones o descongestionando las vías nasales. También es conocido por cuidar y proteger la piel de los agentes externos. Elimina las marcas del envejecimiento prematuro, reduce cicatrices y favorece la regeneración de las células muertas de la piel.
El aceite de zanahoria es conocido principalmente para su uso sobre la piel, para favorecer la pigmentación en exposiciones prolongadas al sol, obteniendo un tono bronceado natural. Gracias a sus propiedades antioxidantes y a la provitamina A presente en este aceite esencial, la piel permanecerá hidratada y lucirá más joven y elástica. También se ha demostrado eficaz para eliminar y hacer desaparecer manchas, cicatrices y la rosácea, debido a su poder pigmentante. El aceite de zanahoria en el pelo repara y regenera el cabello seco y sin vida, además de estimular el crecimiento capilar
Aceites esenciales cicatrizantes
5 (100%) 1 voto