Aceites esenciales

Aceites esenciales

Los aceites esenciales son compuestos extraídos de plantas, vegetales y frutos altamente aromáticos y obtienen todas las propiedades de las plantas de las que ha sido extraída. A pesar de que se les llama aceites esenciales, no son grasos y se evaporan rápidamente soltando todo su aroma contenido. Aunque no hay que confundir a los aceites esenciales naturales y esencias sintéticas ya que hay una gran diferencia en la composición química. Las esencias sintéticas no tienen ninguna propiedad terapéutica, a diferencia de cualquier aceite esencial, por lo que carecen de utilidad en cualquier trastorno o enfermedad.

Los aceites esenciales son olorosos y volátiles con una composición química compleja, aunque por lo general contienen alcoholes, ácidos grasos como omega 6 y omega 9, ésteres, cetonas, y aleídos, junto a otros compuestos naturales de la planta de la que se extraen. Los aceites están presentes en muchas plantas; Más de 400 especies pueden producir aceite esencial y se encuentran en las raíces, hojas, flores, corteza, cáscara de frutas y resinas, dependiendo de la planta. Cada aceite esencial es único, con beneficios diferentes dependiendo de las especies utilizadas.

Los aceites esenciales tienen un gran uso en a perfumería como champús, jabones, cremas y hasta en la comida, debido a su aroma y el sabor que pueden dar a los alimentos. Los aceites esenciales están en todas partes, incluso en los detergentes y productos de limpieza, que utilizan sus virtudes aromáticas y relajantes.

bote de aceites esenciales
Como se extraen

El aceite esencial se obtiene a partir de la planta entera o una parte de la planta, ya sean flores, frutos, resinas o raíces. La mayoría de aceites esenciales se extraen mediante destilación al vapor. En este proceso se somete a la planta fresca o seca al vapor de agua para obtener el aceite esencial, separando previamente la mezcla resultante. Los aceites esenciales extraídos por este método son de excelente calidad ya que no es un proceso agresivo y se mantienen todas las propiedades del aceite esencial.
Otro método que también se utiliza, especialmente en el caso de cortezas y frutas, es mediante presión en frio, que consiste en presionar la planta para que vaya extrayéndose el aceite esencial que lleva dentro. Y también hay un proceso en el cual el aceite esencial se extrae con disolventes orgánicos volátiles.

Propiedades de los aceites esenciales

Hay un gran abanico de aceites esenciales, encontrándonos en el mercado con hasta más de 100 aceites de diferentes vegetales y frutos. Y cada uno de ellos posee un aroma y unas características distintas y según la vía de administración pueden ser unas propiedades u otras en nuestro organismo. Aunque por norma general todos los aceites nos producirán un estado de relajación si los inhalamos, un estado de tranquilidad y bienestar. Lo mismo ocurre si los mezclamos con algún aceite y masajeamos la piel: revitalizara e hidratara la piel y hay algunos aceites esenciales antibacterianos y antinflamatorios que deberemos de usar cuando tengamos alguna afección con bacterias, dermatitis o alguna herida que tarda más de la cuenta en sanar.

Vías de administración de los aceites esenciales

Podemos usar algunos aceites esenciales directamente sobre nuestra piel, ya que muchos de ellos nutren e hidratan y nos ayudan en diversos problemas, como en el cicatrizado o la desinfección de alguna herida. También se suelen utilizar para realizar masajes, aunque en este caso se usa diluido en algún aceite base ya que los aceites esenciales no son grasos.

Uno de los usos más característicos de estos aceites es la aromaterapia, gracias a que son sustancias altamente aromáticas. Con la aromaterapia logramos cambiar nuestro estado anímico y aliviar síntomas de tristeza, depresión leve o insomnio entre otras muchas. Y el método para lograr que las propiedades del aceite entre en nuestro sistema respiratorio es tan simple como diluir un par de gotas en agua hirviendo y absorber el vapor que emana.

Aplicación de los aceites esenciales en nuestro cuerpo

Baño tonificante

Si ya de por si una ducha es una de las técnicas más relajantes que podemos realizar, si lo unimos a algún aceite esencial lograremos una experiencia que nos quitara cualquier estrés o ansiedad que tengamos. Basta con llenar la bañera con agua caliente y echar entre 5-10 gotas de cualquier aceite esencial y relajarnos 15 minutos. Mientras estemos en la bañera inhalaremos todo el vapor y la fragancia del aceite, absorbiendo por las vías respiratorias todos los beneficios terapéuticos de la planta.

Masajes

Para poder realizar un masaje con algún aceite esencial necesitaremos un aceite conductor que mezclaremos con los aceites esenciales. El aceite de almendras o de Argán puede servirnos. Como norma general mezclaremos 95-99% del aceite conductor y el resto será el aceite esencial que hayamos escogido, lo que viene siendo unas cuantas gotas. Si realizamos un buen masaje lograremos que la dermis absorba todo el extracto de la planta y vaya al torrente sanguíneo.

Inhalando el vapor

Una de las técnicas básicas de la aromaterapia; consiste en calentar agua junto con 4-5 gotas del aceite esencial de nuestra elección. Tras esto inhalamos el vapor que contendrá junto al agua los compuestos químicos del aceite que entraran por nuestro cuerpo a través de las vías respiratorias. Viene bien en casos de constipación junto al aceite esencial de eucalipto para aliviar la garganta y descongestionar la nariz.

Compresas

Se mete una compresa o paño en agua mezclada con unas cuantas gotas del aceite. Se aplica en la cabeza para dolores leves de cabeza o para aliviar algún musculo o dolor en una parte concreta del cuerpo.

Champus con aceites esenciales

Los champús pueden ser enriquecidos con un aceite esencial, pudiendo ser incluso masa de un aceite. Una de las ventajas es que la mayoría de los aceites esenciales son hidratantes, por lo que aportaran al pelo una hidratación extra y una capa protectora contra los factores externos como el viento o los rayos UV.

Cremas y mascarillas

También se le pueden aportar beneficios extras a las cremas hidratantes que usamos diariamente o creando nuestras propias mascaras caseras con arcilla y unas gotas de algún aceite esencial. Por norma general los aceites esenciales tienen propiedades calmantes y antiinflamatorias además de ser grandes hidratantes de la epidermis, siendo un gran complemento para nuestras cremas para la cara y body milks corporales.

Dilución de los aceites esenciales

Ya que los aceites esenciales son muy concentrados en sus composiciones químicas, se venden en botellas de pequeña capacidad como 10ml, 50ml o 100ml por norma general. Con esto tendremos centenares de aplicaciones del aceite esencial, ya que para usar los aceites esenciales es necesario diluirlo en otro producto llamado a veces “vehículo”. Estos productos vehículo pueden ser cremas hidratantes comerciales, champús u otros aceites neutros tales como el aceite de oliva, girasol, almendras o lavanda.
Las diluciones de los aceites esenciales:
• dilución 1%: se usa solo en aceites muy fuertes y concentrados, con gran aroma como el aceite de rosa, jazmín o neroli. Por cada 100ml de producto vehículo se echan 20 gotas o 1ml del aceite.
• dilución 2%: Esta disolución es ideal en pieles que son muy sensibles o que padecen alguna alergia. Por cada 100 ml o 100 gramos de producto vehículo se añaden 2 ml del aceite esencial;
• Dilución 3%: Se utiliza para los masajes aromáticos para una mejor acción médica. Por cada 100 ml de aceite vehicular se añaden 3ml de aceite esencial;
• dilución 5%: Disolución común para problemas agudos como problemas donde aparecen el dolor y la inflamación severa. En 100 ml o 100 gramos se echan 5 ml de aceites esenciales